Alimentos afrodisíacos: ¿existen realmente o son un mito?

Eso de que existan alimentos que por el simple hecho de tomarlos aumenten la libido, el deseo o el impulso sexual suena más a cuento chino que a otra cosa. Pero aún seguimos creyendo y confiamos en estas cosas.

Y eso tiene su explicación pues, como explica Silvia Cintrano, sexóloga del Instituo Centta, «contamos con una mente que es capaz de erotizar casi cualquier estímulo». ¿Qué quiere decir esto? Pues que con un estímulo neutro, como aparentemente podría ser un hielo, no solo podemos enfriar una bebida, sino que además podemos utilizarlo en un

juego sexual

y tomar así un cariz tremendamente erótico. «Con los alimentos denominados afrodisiacos ocurre lo mismo: su erotismo depende de la asociación y el uso que se haga de ellos y no tanto de su composición química», revela.

Algunos de los alimentos a los que en alguna ocasión se le han atribuido propiedades afrodisíacas son, según explica la dietista-nutricionista María Giménez, el

chocolate

, las ostras, la

canela

, el

plátano

, las

fresas

y los higos. Sin embargo, tal como aclara la experta, la ciencia aún no ha demostrado con evidencias si estos alimentos son capaces realmente de aumentar el deseo sexual o si se trata solo de un mito que se remonta a siglos de antigüedad. «Las últimas teorías apuntan a que más bien se trataría de un efecto placebo al producir sugestión en las personas que creen en los poderes afrodisíacos de estos alimentos y también al hecho de que algunos de estos alimentos podrían aumentar el deseo sexual por su semejanza con los atributos sexuales (dos ejemplos en este sentido pueden ser el plátano y las ostras)», argumenta.

Comparte esta opinión la dietista-nutricionista Gemma Tendero, miembro de la Junta Directiva del CODiNuCoVa, quien afirma que en los ensayos clínicos relacionados con los alimentos o sustancias afrodisíacas advierten de que no hay datos concluyentes o que no existe dicho efecto. «El mayor afrodisíaco está en la mente y si hay un problema hay que acudir a un especialista y evitar utilizar remedios caseros», aconseja.

Sobre el chocolate, las ostras y la canela, la experta en nutrición aporta además unos apuntes que sean quizá los que estén detrás de su asociación con el placer sexual. Así, comenta que aunque el chocolate contiene triptófano, que produce serotonina (hormona del placer) y feniletilamina (estimulante que segregamos cuando nos enamoramos), lo cierto es que estas sustancias se encuentran en cantidades tan pequeñas que no tendrían que tener un efecto notorio. Y lo mismo sucede con las ostras, unos moluscos con un alto contenido en zinc, que contribuyen a producir testosterona y por tanto puede favorecer la libido. Pero, ¿cuántas ostras habría que comer para vivir realmente ese efecto?

En el caso de la canela, es una especia a la que también se le han atribuido siempre cualidades afrodisíacas, pero no están probadas científicamente. Lo que sí parece avalar la ciencia atribuyéndole un cierto potencial afrodisíaco es la maca, un tubérculo originario de los Andes que, tomado como suplemento, ha sido usado tradicionalmente para mejorar el deseo y el rendimiento sexual, según revela María Giménez, quien asegura que uno de sus usos más extendidos es en el caso de las mujeres con menopausia que han visto mermado su deseo sexual.

El poder de la mente

Algunos alimentos se asocian a momentos de mayor intimidad dentro de un contexto seductor y erótico. De este modo, como comenta la sexóloga Silvia Cintrano, no es lo mismo una cena copiosa, que una cena ligera en la que se satisface el apetito, pero además se disfruta de los sabores y se deja la puerta abierta a intimar con otra persona, pues ninguno de los dos se sienten pesados y cansados.

Además, el entorno también influye en que los sentidos se estimulen y estén abiertos a entrar en una clave sexual, donde es más fácil que se produzca excitación. «El mismo gesto, acto, persona o cosa provoca diferentes reacciones fisiológicas diferentes en contextos diferentes simplemente porque nos damos o no el permiso de percibirlo como erótico o excitante», revela Cintrano. Así, no es lo mismo un contexto laboral o familiar, que un entorno y una compañía en el que estamos dispuestos a disfrutar y a dejar que nuestros sentidos se eroticen. Aquí los alimentos pueden llegar a ser, por qué no, un complemento erótico importante.

La sexóloga aclara que el deseo sexual es complejo y que no se puede caer en reducirlo a la simple ingesta de uno u otro alimento. «El deseo genera una respuesta fisiológica y una respuesta sexual con cambios a muchos niveles. Pero también es cierto que es una respuesta comlicada de desencadenar si no existe una buena disposición psicológica, un bienestar y un pensamiento erótico», añade la sexóloga.

El anti-afrodisíaco sí que existe

Parece claro entonces que el concepto afrodisíaco está más en la mente que en un alimento. Pero lo que sí que existe, según explica la dietista-nutricionista de CODuNiCoVa, Gemma Tendero, es los productos que inhiben o reducen el deseo sexual.

Uno de los que más llama la atención en este sentido es el alcohol pues aunque se piensa que el alcohol puede contribuir a desinhibir ciertas prácticas (como por ejemplo que una persona vergonzosa logre entablar conversación con alguien que le guste) lo cierto es que no ayuda a tener un mayor deseo sexual sino todo lo contrario. Según revela la experta de CODuNiCoVa, el alcohol deshidrata, haciendo que disminuya la lubricación vaginal. Además, explica que el acohol afecta al sistema nervioso central que lleva a disminuir la excitación y, por tanto, la respuesta a dicha excitación, pudiendo hacer que las relaciones no sean tan satisfactorias o incluso impidiendo que se llegue al orgasmo. .

abc.es »

Tags: #sexual #alimentos #deseo #ostras #erótico #además

2020-2-14 05:21

sexual alimentos → Результатов: 1 / sexual alimentos - фото