La batalla de Lime para erradicar el conflicto social de su flota de patinetes

La movilidad urbana no es exclusiva de los coches, motos y bicicletas. Cientos de patinetes eléctricos han invadido en cuestión de un año las grandes ciudades españolas –y también del mundo–, con una aceptación dispar entre los ciudadanos.

La razón: que más allá de ser un nuevo modo de transporte, sus usuarios los aparcan donde les apetece. Ya sea en medio de una calle o una rotonda. Por ello, conscientes del problema, alguno de sus actores ya ha iniciado su particular batalla contra sus propios usuarios y el desorden que generan.

Es el caso de Lime, la primera compañía que desembarcó en España con este revolucionario modelo. Desde la empresa han anunciado que este sábado 1 de diciembre han organizado un evento por «una movilidad urbana sostenible», entre cuyos objetivos está enseñar a sus usuarios a estacionar este transporte alternativo sin perjudicar al resto de ciudadanos. En otras palabras, a no aparcar en medio de la calle. «Esto tiene ventajas pero también ciertas desventajas», asegura Álvaro Salvat, director general de Lime España. Y lo achaca al desconocimiento que tiene la población de la normativa vigente, en un intento de exculpar a esos clientes que aparcan los patinetes donde les parece

La cita, que lleva por nombre «Respect the Ride», tendrá lugar en los alrededores de la capitalina zona de Cuzco a partir de las 12 horas. Con ello, buscan transmitir ciertos valores a la sociedad para hacer un uso responsable de Lime. Especialmente, tratarán de inculcar y transmitir las prohibiciones de la normativa de tráfico de Madrid.

«Somos responsables de nuestra empresa y también de nuestros usuarios», afirma Salvat. Por ello, la cabeza visible de Lime en el país aboga por «escuchar a todo el mundo y saber cuál es el problema», porque –dice– hay sitio para todos. Una frase esta última que encuentra relación con la gran cantidad de competidores que tiene la plataforma en Madrid, aunque solo ellos se han lanzado a formar a sus clientes. «Si las cosas no se mueven, uno tiene que moverlas», destaca el director general español.

Iniciativa global

Pese a todo, esta no es la primera vez que la empresa pone en práctica algo similar. En París ya lanzó una iniciativa idéntica que se enmarca, ahora, en una campaña global para educar a sus usuarios. Todo sea por facilitar la convivencia y no entorpecerla, como ocurre a menudo en ciertos enclaves de las ciudades españolas. Sin embargo, desde la compañía avisan de que cada evento en cada ciudad es distinto y tratan de adaptarlo a las necesidades de cada urbe.

Así, el evento también tendrá como objetivo aprender a desplazarse de una manera responsable, siempre con casco; a cumplir las normas de tráfico y límites de velocidad; a circular solo por zonas habilitadas para ello como carriles bici; y a controlar y respetar el entorno, es decir, peatones y otros vehículos.

El reto principal es que sus usuarios terminen el día con mayores conocimientos sobre dónde y cómo deben estacionar los patinetes eléctricos. La batalla de todos esos meses de la propia Lime para que puedan convivir todos en una misma ciudad. Y, como complemento, la empresa repartirá 1. 000 cascos de la empresa valencia Closca. .

abc.es »

Tags: #lime #usuarios #empresa #ello #han

2018-11-30 05:55