El caso Juana Rivas abre el debate sobre si la ley de violencia de género margina al hombre

Es difícil encontrar una opinión clara en la polémica causa que enfrenta a Juana Rivas y a su exmarido Francesco Arcuri a la vista de los hechos. En Italia, él aceptó «de conformidad» una sentencia condenatoria de 3 meses tras un forcejeo, a la vuelta de una noche fuera de casa por parte de la granadina, para –asegura– no perder a sus dos hijos.

En España tiene otra causa de maltrato pendiente de resolución desde 2016. «Cada uno sabe lo que tiene dentro de su casa», dicen en la Asociación de Hombres Separados, aunque no ocultan su creencia de que hay mujeres que «emplean la ley como corriente» a su favor.

Arcuri ha querido colocar en el centro del debate ese perjuicio que dice padecer. Su abogado José Luis Sariego ha denunciado la vulneración a los derechos de su cliente por parte de la ley de violencia de género española (vigente desde 2004), ya que, esgrime, no respalda al hombre.

«La discriminación que sufren los hombres es intolerable; basta que una mujer diga que es maltratada para que los derechos humanos que posee todo ciudadano europeo que viva en España desaparezcan», argumenta Sariego. De la misma opinión son los hombres acusados de malos tratos entrevistados por ABC. En concreto, D. S. G. mantiene que «Juana Rivas es lo peor que le ha podido pasar a la mujer maltratada. Ha usado todos los medios sociales y judiciales para que un padre no vea a sus hijos».

La presidenta del Observatorio de Violencia de Género apunta, sin valorar «el caso Juana», que un «hombre que maltrata nunca es un buen ejemplo para sus hijos». .

abc.es »

Tags: #juana #hombre #hijos #hombres #rivas #ley #violencia

2017-9-10 05:43