Новости


Crítica de Niñato: Padre y rapero

Niñato Adrián Orr ha tenido una nutrida trayectoria de festivales y premios con este largometraje que, según explica, prolonga un corto que hizo hace unos años con los mismos protagonistas. Estamos pues ante un documental de seguimiento, un formato que parece que inventó Linklater con «Boyhood» pero que tiene ilustres precedentes en el cine de no ficción.

Crítica de La mujer que sabía leer: Hambre de hombres

La mujer que sabía leer Título bonito y algo tramposo, que se atiene a la letra pero no al espíritu de lo que cuenta Marine Francen. En el mejor de los casos, no da las pistas correctas sobre lo que el espectador descubrirá en la sala.

Crítica de Verdad o reto: Terrorífica mueca adolescente

El viejo juego de verdad o atrevimiento nunca fue del todo inocente, pero convertirlo en una película de terror denota cierta ansiedad. «Verdad o reto» llega avalada por los éxitos de la productora Blumhouse –«Déjame salir» y «Múltiple» son las más conocidas–, pero la originalidad de estos títulos se pierde en manos de Jeff Wadlow («Kick-Ass 2») y sus coguionistas.

Crítica de «Las leyes de la termodinámica»: Inteligencia sin chispa

Detrás de esta película se adivina la mano de un virtuoso al frente de una orquesta de primera. Mateo Gil, criado al lado de Amenábar, cuenta los reveses románticos de Manel (Vito Sanz empieza a poner de moda su naturalidad), profesor suplente obsesionado con explicar a través de la física hasta los azares de la vida, sobre todo los del amor.

Crítica de «Un lugar tranquilo»: Amor y terror en silencio

Terror mudo, o sordo, que se convierte en un sugestivo ejercicio de estilo dentro del género y que consigue que su banda sonora (susurros y ruidos básicamente) sea el leitmotiv del argumento. El director (también guionista y protagonista) John Krasinski nos sitúa en un mundo futuro, sin apenas seres humanos y a merced de unos monstruos ciegos y casi invisibles que reaccionan con brutal violencia ante cualquier cosa que emita sonidos, y se entra al relato terrorífico con una familia, un matrimonio y tres hijos pequeños, que sobreviven en una casa en el campo, donde organizan su vida sin diálogos y con precauciones asfixiantes.

Crítica de Campeones: Gracioso en defensa y muy serio en ataque

Valoración de ABCPlay Lo que sí es rápido y espectacular es la capacidad de Fesser, o su película, de conectar todo con todo Oti Rodríguez Marchante El talento de Javier Fesser es solo comparable a su voluntad de riesgo, a su gusto por bailotear en el acantilado, y es más fácil verlo y disfrutarlo desde cierta distancia que compartir el mareo, la filigrana y las piruetas de vértigo y reflexión que su cine, aparentemente de «risa» y singularmente «serio», produce en cualquiera de las modalidades que lo ofrezca, en cortometrajes como «Bienvenidos» o «17 años juntos», en largometrajes como «El milagro de P.

«Gran Torino» revisa el sueño americano

Gran Torino Cuatro años después de haber protagonizado la tercera obra maestra de su carrera, «Million Dollar Baby», Clint Eastwood volvió a ponerse delante de las cámaras para sacar adelante una película en teoría pequeña, de escaso presupuesto y que, sin embargo, se convertiría en la cuarta joya de su excelsa corona.

Critica de 120 pulsaciones por minuto: Amor en tiempos de plaga

Valoración de ABCPlay Hablan mucho, porque es una película -en este sentido- muy francesa y cómo les gusta oirse Antonio Weinrichter Esta película, premiadísima desde que empezó su andadura en Cannes, no acaba de parecerme a la altura de su reputación.

Crítica de Me estás matando, Susana: Dos en la frontera

Me estás matando Susana Un pequeño sinvergüenza, tan bajito y tan canalla como puede resultar Gael García Bernal, que es mucho, se pasa la película persiguiendo a su mujer, quien trata de demostrarle que el adjetivo posesivo (ese «su») no es ni debe ser literal.

Crítica de Los archivos del Pentágono: Periodismo, liderazgo y principios

Valoración de ABCPlay Como es lógico, Meryl Streep y Tom Hanks están a la altura de sus magníficos personajes Oti Rodríguez Marchante El cine de Spielberg suele honrar el terreno que pisa, la historia, la aventura, la ciencia ficción, el holocausto, el bélico…, y hasta nos contó aquello de «érase una vez un tiburón…», y el mar del veraneo nunca volvió a ser el mismo.

Crítica de The Most Beautiful Island: Sorprendente Ana Asensio

En su primera película como directora, la actriz española Ana Asensio consigue meter en su cámara un Nueva York distinto, más provinciano, grisón, auténticamente «indie», sin diseño ni posturitas, un Nueva York que si lo ve Woody Allen se muda a Los Ángeles.

Crítica de Loving Vincent: Cuadro viviente

Loving Vincent En la larga pero siempre resbaladiza relación entre el cine y la pintura, esta película ocupa un lugar especial, más cerca de las artes gráficas que del arte fotográfico que llamábamos cine (hoy, digital audiovisual).

La suerte de los Logan (***): Atraco pluscuamperfecto

Demos gracias a Hollywood por permitir que un director como Steven Soderbergh siga haciendo de las suyas, es decir, alternar obras más experimentales con otras descaradamente comerciales pero que exhiben una inteligencia y un placer por hacer cine sólo comparable al de Brian De Palma, Quentin Tarantino.

Canción de Nueva York (***): La pesada sombra de Woody Allen

Una película que empieza con la inefable voz en off de Jeff Bridges añorando un Nueva York que se fue… ¿Qué puede salir mal? Bridges aparece luego como personaje; no es uno de sus mejores papeles y parece existir sobre todo para encarnar un giro narrativo más bien efectista.

«La hora del cambio» (**): El «cuñao» como oposición municipal

Ficarra y Picone son un dúo cómico italiano de fama teatral, televisiva y cinematográfica. Este es el quinto largometraje que han escrito y realizado, y el primero que tengo el infortunio de ver: se han reservado también el papel de protagonistas, y la verdad es que yo no les encuentro la «maledetta» gracia.

Crítica - Un minuto de gloria (***): La sal de la tierra

K. Grozeva y P. Valchanov son una pareja de realizadores búlgaros que construyen sus guiones buscando sucesos de la vida real, en los que ven un reflejo del estado de la sociedad de su país. Esta es la segunda entrega de una presunta trilogía y, a diferencia de las ruidosas trilogías-franquicia de Hollywood, se centra en un episodio pequeñito, diminuto casi: en un periódico no ocuparía la portada sino esa sección de interés humano que engorda cuando no sucede nada de relieve.

Crítica - Su mejor historia (***): Lo que escriba la morena

Esta película funcionará muy bien en su Inglaterra natal, en donde su resistencia al asedio aéreo nazi en la segunda guerra mundial representa un momento clave de su imaginario épico reciente. Fuera de ese agradecido ámbito de memoria histórica compartida, el mayor interés de la propuesta es que se inscribe en lo que parece un irrebatible proyecto en marcha, al que ya nos hemos referido antes pues no han faltado ocasiones: reescribir la Historia, del siglo XX sobre todo, desde el punto de vista de la participación femenina, tantas veces negada o ninguneada.

Crítica: Cita a ciegas con la vida (***): Sueños invisibles

Un joven se queda medio ciego (el cálculo exacto es bastante peor), circunstancia que no le impide seguir luchando por su sueño: trabajar en un gran hotel de lujo. Lo esencial es invisible a los ojos, pero tendrá que limpiar habitaciones, servir mesas, cocinar y preparar cócteles para los clientes más exigentes, todo ello casi a ciegas y, por discutible decisión propia, sin contarle a nadie su problemilla.

El pastor (**): Un western sin apenas plomo

Argumento clásico de western (a un honrado y solitario ganadero le quieren quitar sus tierras los caciques del lugar) reconvertido aquí en un filme de corte social y de ambiente mesetario y rural. Tanto el director, Jonathan Cenzual Burley, como su película tienen la gran virtud de ir a más, de convertir lo que empieza con un naturalismo plomizo (el pastor y sus ovejas, y sus vinos, y su muermo vital) en un relato que crece en pulsión dramática, en emoción y en dibujo vil de la naturaleza humana.

La wedding planner (**): Subgénero intratable

Reem Kherici es lo mejor de su propia película. O bien se reservó lo mejor, como directora y coguionista que es, o sus dotes como actriz superan a las otras. En todo caso, se confirma que es prácticamente imposible rodar una obra maestra -dejaremos un resquicio- sobre una planificadora de bodas, oficio que se ha convertido casi en un subgénero cinematográfico, tirando a maldito.

Baby Driver (***): Rápido y ruidoso

Si se ve esta película en una buena sala, que proyecte con el volumen bien alto, se puede sentir algo parecido a una epifanía. Laica y ruidosa, no como las de un Tarkovski… pero uno llega a pensar que el cine está desarrollando un nuevo lenguaje simbiótico con otros medios: justo lo que necesita el espectador actual, que vive hiperconectado y no está para el linealismo del cine clásico o el vaciamiento del cine de festival actual.

Aurora (**): Foto fija de la edad del pavo

La adolescencia son esos años en los que tu abuela te dice que estás en una edad muy difícil. Aurora tiene el espíritu rebelde subido y el colegio le da igual. Su vida se desliza hacia el sumidero de la edad adulta, apenas protegido por un maestro sensible.

Colossal (***): La cogorza produce monstruos

Si existiera el imaginómetro, es muy probable que Nacho Vigalondo llevara su flecha al máximo: el ingenio y la creatividad unidos a unos ciertos grados de desfachatez le dan a sus películas una manita de singularidad, de humor mosqueante, de salto en parapente, que forman casi un estilo.

Un don excepcional (***): Niña prodigio

El problema de criar un niño prodigio es que no puedes ocultarle durante demasiado tiempo. Es lo que descubre el protagonista Chris Evans cuando su hijita de siete años llama la atención de una profesora atenta que, con la mejor intención, sugiere que la niña debería dejar de perder el tiempo con sumas y restas y entrar en una institución para alumnos especiales: en efecto, la niña tiene no solo una cara angelical (la que le presta McKenna Grace) sino que su infinita capacidad para la matemática la convierte en una mente maravillosa, como el título de aquella oscarizada película sobre otro genio, bastante más conflictivo que esta monada prodigiosa.

Gru 3 (***): El villano favorito es otro

Daba la impresión de que una vez hecho el viaje de villano a héroe en la número 2, y una vez exprimidas las gracias de los minions, ya daría esta historia para pocas secuelas ni spin off, pero sus creadores han tenido el acierto de modelar esta nueva película abriéndoles puertas y ventanas no sólo para su disfrute presente, sino incluso para alguna secuela posterior.

Una noche con mi exsuegro (**): J. K. Simmons no basta

El cine de suegros es un subgénero en sí mismo, que por motivos obvios suele derivar hacia la comedia. Hay antecedentes ilustres, clásicos y más recientes. Gavin Wiesen y su guionista, Seth Owen, prescinden esta vez de la novia, o casi, en un giro que logra centrar la historia en la tensa relación masculina, una lucha de clases y de épocas que J.

Verano 1993 (***): La niñez desencajada

Una película incómoda, porque te lleva de visita a un lugar terrible, la perplejidad mezclada con doloroso vacío de una niña de seis años que acaba de perder a su madre y su incapacidad para irse «reinventando» con su nueva familia, antes sus tíos.

Maravillosa familia de Tokio (***): Licuar en comedia la familia de Ozu

El veterano director Yôji Yamada sorprendió hace cuatro años con el acto suicida de «rehacer» la gran obra maestra del cine japonés, «Cuentos de Tokio», del inimitable Yasujiro Ozu. La tituló «Una familia de Tokio» y en ella recogía un altísimo porcentaje de la gloria y la esencia del original.

«Alien: Covenant» (***): Androides que sueñan con Aliens mecánicos

Cuando Ridley Scott hizo «Alien, el octavo pasajero» en 1979, probablemente ni sospechaba que pasaría el resto de su vida a bordo de esa aventura galáctica, dándole forma, sentido, profundidad y casi teología a lo que entonces se vio como la más sorprendente y genial fusión del género de terror y de la ciencia ficción.

Plan de fuga (***): Zriller castizo y potente

Diez años de reloj ha tardado Iñaki Dorronsoro en completar su segundo largo, y eso que acertó en el primer golpe con «La distancia». Quizá se tomó el título demasiado a pecho. «Plan de fuga» confirma su gusto por el cine negro y los argumentos «poco españoles», aunque el tópico es cada vez más injusto.

La Bella y la Bestia (***): Disney no la hubiera dibujado mejor

Esta historia de orígenes remotos, versiones en todos los idiomas y culturas, e interpretaciones de todo tipo y pelaje, ha sido vista por el cine esencialmente de dos modos, en el que la miró Jean Cocteau en su hermosa y poética película con Jean Marais y Jossete Day como protagonistas, y como la miró Disney de forma animada y musical, y es esta última la que alienta la película de Bill Condon, que combina la animación, la imagen real, la misma música y similar espíritu, y de una forma atractiva, entretenida y romántica.

Doña Clara (***): Los principios y los cimientos

El título original es «Aquarius», y con él se presentó en el pasado Festival de Cannes, y es el nombre del edificio tan venido a menos, tan en peligro de extinción, que coprotagoniza la película.

Bajo el sol (***): El amor en tiempos de cólera

Una misma pareja de actores interpreta tres diferentes parejas «imposibles» en otros tantos periodos históricos que marcan diferentes catas en el tiempo del conflicto fratricida que asoló la antigua Yugoslavia.

Psiconautas (***): Animación adulta para niños

Es una película de animación especial, y que, a mi modo de ver, exagera su subrayado de «para adultos»… En absoluto es una película desaconsejable para niños (no es Bergman), sino más bien todo lo contrario.

«Lo que la verdad importa» (**)

Incluso una obra maestra como «Qué bello es vivir» puede atragantarse por sus cantidades de azúcar. «Lo que la verdad importa» (en inglés «El curandero» suena mejor) es una película «cien por cien benéfica», aunque sus virtudes fílmicas, que las tiene, son menos absolutas.

«Moonlight» (***): Figura atrapada en tres tiempos

Una película aparentemente de esquina que se ha colocado en el centro gracias a su irrupción en los próximos Oscar en las mejores candidaturas, y que puede dar la sorpresa en alguna precisamente por su tamaño y la enorme sensibilidad de lo que cuenta.

Rings (*): Otro español que se cuela en Hollywood

Javier Gutiérrez sorprendió hace casi una década con la estupenda «Tres días», película apocalíptica española -ojo al género- rodada con incontables recursos, casi ninguno económico. Tras una ausencia que resultaría inexplicable en una industria sana, el cineasta regresa ahora desde Hollywood, con la continuación de una de las grandes sagas de terror reciente.

«Lego Batman» (***): Un superhéroe legocéntrico

Como en cualquier obra de arte conceptual que se precie, el título describe y agota por completo la premisa y todo el contenido de la pieza: contar -seamos precisos, volver a contar- la historia de Batman con legos.

«Felices sueños»(****): Mamma mia

Marco Bellocchio debe ser casi el único miembro activo de aquella esplendorosa generación de cineastas italianos de los dorados años 60; a juzgar por esta película está en mejor forma que la mayor parte de sus nietos de la generación actual.

Manchester frente al mar (***): Triste, solitario y terminal

Tal vez Lee Chandler no sea el mejor personaje del año, pero sí, sin duda, el más afligido: no hay nada más en él que tristeza, sentimiento de culpa, vacío y hundimiento, algo nada fácil ni grato de transmitir, al menos en tan abrumadora proporción, y por ello probablemente gane un Oscar el actor Casey Affleck.

Lion (***): Migas de pan en el camino de vuelta a casa

La primera película de Garth Davis contiene algunos de esos materiales de construcción con los que se edifica el éxito, y hasta el trinque de Oscar, al que aspira en tres candidaturas (película y actor y actriz secundarios).

Billy Lynn (***): De Irak a la Superbowl

El director magdalena Ang Lee, que es capaz de absorber con su cine todo Oriente y Occidente (desde «La tormenta de hielo» a «Deseo, peligro» o «La vida de Pi») empapa de sentido y sensibilidad esta historia de héroe que vuelve de Irak tras un suceso traumático y de pura hazaña bélica, y ha de afrontar una gira promocional con bombo, platillo y espectáculo en una mezcla obscena, emocionante y discordante de la guerra y la Superbowl.

Лучшее

Актуальное