Новости


Pancho Sánchez

EL conflicto de secesión de Cataluña ha sido descrito como un golpe institucional, una sedición y hasta un proceso revolucionario. Términos más o menos exactos que en todo caso aluden al carácter esencial de la insurrección como desafío a la legalidad del Estado democrático.

Prefieren a Otegui que a María Pilar

Que se acose a los guardias civiles o a los alcaldes que no apoyan la secesión mientras se recibe con toda clase de honores a un ex secuestrador, criminal multirreincidente que hace bien poco quiso reconstruir una banda terrorista que ha causado enorme daño en Cataluña, señala el punto de ruina moral al que ha llegado una parte muy significativa de la facción independentista.

Coste y beneficio del rescate bancario

Desde 2013, el Banco de España ha venido publicando anualmente una nota sobre el coste del saneamiento y recapitalización de nuestro sistema bancario, un proceso que se inició en 2009. Estos datos también se han recogido en el Informe sobre la Crisis Financiera y Bancaria, 2008-2014, que publicó el Banco de España el pasado mes de junio.

Mambo cupero

Todos sabemos la clase de «mambo» que gusta bailar a los integrantes de las CUP y sus primos batasunos. Llevamos años pagando los destrozos que ocasiona. No se acompaña de música, sino de gritos.

La Diada, una coartada destructiva

Hace ya muchos lustros que la Diada dejó de ser una celebración festiva e institucional para los catalanes. Hasta hace unos años, incluso aquellos catalanes que legítimamente defendieron la tesis de que el encaje de Cataluña en la España autonómica era insuficiente, y que era imprescindible buscar soluciones jurídicas, económicas, culturales y sentimentales para privilegiarla respecto a otras comunidades, mantuvieron un resignado respeto a la legalidad vigente, sin alentar la rebeldía y la desobediencia como soluciones.

Material sobrante

El desprestigio actual de la democracia liberal coincide con la aspiración, otra vez en Europa, de crear sociedades totalizadas y fuertemente nacionalistas. Los antagonismos internos, la discusión, las variedades de siglas, las limitaciones legales y las confrontaciones electorales vuelven a verse como elementos debilitadores que rompen por dentro la sociedad que debería estar cohesionada por un mismo credo militante así como por una noción de destino o de redención.

La legitimidad del Estado, lo primero

POR segundo día consecutivo, la mayoría independentista convirtió el Parlamento catalán en un lamentable ejemplo de insumisión y rebeldía frente al imperio de la ley. La aprobación, anteayer, de la ley del referéndum, la votación de la ley de transitoriedad, y la firma del decreto que convocaba la consulta ilegal del 1-O, entre otros disparates fraudulentos, forman parte de un auténtico golpe de Estado.

Urnas

EL 15 de junio de 1977, en un ambiente de paz y de alegría, los españoles fuimos a las urnas para elegir, de acuerdo con las leyes en vigor, el Parlamento democrático que había de redactar la Constitución de la concordia, que abría para España los caminos de la libertad.

Cataluña secuestrada

LA mayoría independentista del Parlamento de Cataluña formalizó ayer el primer paso para consumar su golpe de Estado contra la democracia española. Lo ocurrido, la aprobación y posterior ratificación de la ley del Referéndum, fue un secuestro de diputados constitucionalistas y un atropello a la ciudadanía para imponer una quiebra de la soberanía popular por la fuerza.

¿Barcelona o Caracas?

Por defender la legalidad, Antoni Bayona, letrado mayor del Parlament, y Xavier Muro, secretario general, serán estigmatizados y quemados metafóricamente en esa pira pública donde el independentismo manda a los «malos catalanes».

La democracia

La principal mentira del independentismo es su «we love democracy» y no sólo porque las urnas sin Ley no son democracia —¿cómo podrían serlo?— sino porque en Cataluña se vota y se vota mucho, de promedio una vez al año, y nunca ha habido una mayoría secesionista que nos pudiera llevar a pensar que «el pueblo» reclama un cambio en su relación política con España.

Catalunya

Para resolver el «problema catalán» lo primero es aclarar qué es Cataluña. Todos, catalanes y el resto de los españoles. En otro caso, seguiremos enzarzados en discusiones interminables, agravando la confrontación.

Cataluña, entre la violencia y la claudicación

PERPETRADO el golpe a la democracia por los máximos responsables de las instituciones autonómicas catalanas, como era evidente que ocurriría, no existe salida buena para la situación creada. Nos movemos entre lo malo y lo peor.

España no se defiende con palabras

La mayoría separatista del Parlamento catalán podría aprovechar el Pleno de hoy para introducir la aprobación de la ley del referéndum previsto para el 1 de octubre. La modificación tramposa del reglamento de la Cámara prevé una auténtica emboscada a la oposición, maniatada ante un procedimiento parlamentario fulminante que anula el debate y el sentido mismo de la democracia parlamentaria.

La psicoanalista

Ya lo dijo Júnior (el tío de Toni Soprano, no el cantante filipino): –La jodimos con el cunnilingus y el psicoanálisis. El cunnilingus responde a la pregunta del ministro Pepe Solís (hoy, Méndez de Vigo) de para qué sirve el latín, pero el psicoanálisis («esta ciencia cristiana de los judíos», como dice el ratonil Steiner) no es ya sino postureo de columnista que, por parecer ilustrado, escribe el nombre de «dios» con minúscula en todas sus notas al modo como Berlanga decía «imperio austrohúngaro» en todas sus películas.

El PSOE, una de cal y otra de arena

Pedro Sánchez volvió ayer a dar una de cal y una de arena. Si por un lado volvió a ofrecer el apoyo del PSOE a Mariano Rajoy en la lucha contra el desafío separatista, por otro emborronó la unidad de acción volviendo a sembrar dudas sobre el concepto de nación española.

Romper España y el Gobierno

El Consejo de Ministros del pasado viernes se descompuso al poner alguien sobre la mesa el editorial publicado por ABC, que destacaba el estupor reinante entre millones de ciudadanos ante la incapacidad del Ejecutivo para atajar el golpe de Estado perpetrado en Cataluña.

Los oxonienses y Rasputín

Antiguamente las universidades inglesas se clasificaban en tres grupos: ivy (hiedra), red brick (ladrillo rojo) y white tile, (azulejo blanco). El primer grupo se reservaba para las dos venerables instituciones de la vieja Inglaterra, Oxford y Cambridge, colleges de sillería tapizada de perenne y verde hiedra.

Verdad incómoda

Rotherham, en Yorkshire, es una ciudad de 110. 000 habitantes del hoy mustio Norte de Inglaterra. En 2014 se destapó que durante dieciséis años clanes de varones asiáticos, casi todos británicos de ancestros pakistaníes, habían abusado de 1.

Presencias

O sea, presencias reales, como en el ensayo de Steiner. ¿Debía el Rey haber asistido a la manifestación de Barcelona, el pasado 26 de agosto? ¿Era verdaderamente necesaria la presencia real? Quienes esto se preguntan, y son muchos los que se lo preguntan todavía, evitan plantearse dos cuestiones previas: ¿era realmente necesaria la manifestación de Barcelona? ¿Era necesario asistir a esa manifestación, ya se refiriera la cuestión al Rey, a Rajoy o a la ciudadanía en general? Para responder a ello habrá que dar respuesta antes a otras dos preguntas, en una suerte de ejercicio entre socrático y gallego: ¿sirve para algo este tipo de manifestaciones? Y en caso de que así fuera, ¿a quién o a quiénes sirve? ¿Sirve para amedrentar a los terroristas, para disuadirles de preparar nuevos atentados? Evidentemente no.

Lutero y tres antípodas

La interpretación de Lutero en los últimos siglos ha estado determinada por los tres hechos siguientes. En primer lugar, viéndole en mera contraposición con la iglesia católica; en segundo lugar, se ha situado su obra como una simple secuencia de los movimientos culturales y religiosos anteriores: Renacimiento, Humanismo, Reforma, como si los tres estuvieran en continuidad directa, cuando es solo lateral y secundaria.

China debe asumir su responsabilidad

El dictador norcoreano ha rebasado todos los límites y se ha puesto, sin que mediase provocación ni justificación razonable, fuera de la ley. Efectuar un nuevo ensayo nuclear, el sexto y el más potente, justo después de haber lanzado un misil que sobrevoló el territorio de otro país, Japón, es un mensaje lo bastante claro sobre lo que este orate está dispuesto a hacer.

Azaña y la derrota de Puigdemont

Con la elección del 1 de octubre como fecha del referéndum ilegal en Cataluña, sus promotores pretenden establecer sin disimulo el paralelismo con el movimiento secesionista del 6 de octubre de 1934, cuando Companys proclamó el «Estat català».

La hormiga

Lo único importante en esta p… vida es saber dónde está el hormiguero para meterla, fue la confidencia del boxeador Luis Folledo (en presencia de El Fary, paisano suyo de Las Ventas del Espíritu Santo) al poeta José-Miguel Ullán.

La discriminación ideológica

El subjefe del grupo parlamentario del derechista Alternative für Deutschland (AfD) dimitió de su cargo por comentarios en la red tachados de racistas. En 12. 000 paginas de chats se encontraron pasajes de 2015 de los que se deduce desprecio racial y disposición a la violencia.

Pa habernos matao

Teóricamente, el referéndum es dentro de un mes. Un mes. Treinta días. No tres, ni cinco, ni siete: un mes para desplegar un operativo tan complejo como el que precisa la organización de un refrendo destinado a conseguir un país independiente dentro de la Unión Europea y tal y tal.

Mentiras contra la seguridad común

Una cosa es la negligencia operativa para la interpretación, detección y respuesta a una amenaza advertida por la CIA a los Mossos d’Esquadra, y otra distinta, igualmente muy grave, es mentir pública y deliberadamente hasta en tres ocasiones para descargarse culpas y responsabilidades.

Unos héroes anónimos: los abuelos

Siempre he tenido una sana envidia por los afortunados que han conocido y tratado a sus cuatro abuelos. Yo –debido a la menor esperanza de vida en mis tiempos mozos– sólo conocí a mi abuela paterna y la disfruté plenamente.

Y sin Estado no hay seguridad

Escribía recientemente en ABC el que fuera subdirector operativo de la Policía Nacional, Agustín Linares, un contundente artículo bajo el título «Sin seguridad no hay Estado». Parece necesario subrayar lo urgente de la alternativa: «Y sin Estado no hay seguridad».

Verano del 97

En el verano de 1997 los españoles vivíamos bañados en lágrimas. Las más dolorosas las derramábamos en julio con el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Sucedían a otras vertidas de emoción cuando la Guardia Civil liberó a Ortega Lara.

Ni caso a Puigdemont en Europa

El Gobierno catalán tuvo ayer en Dinamarca otra prueba de que su plan para separar a Cataluña de España es ignorado en el ámbito internacional, salvo por Maduro, lo cual dice mucho del «procés».

Todo el peso de la Ley y la Constitución

Los representantes de Junts pel Sí y la CUP presentaron ayer el proyecto de lo que estos grupos denominan «ley de transitoriedad». Es la norma con la que pretenden regular la transición hacia la república catalana una vez que el «sí» a la independencia gane el referéndum del 1 de octubre.

Un curso crucial para el Estado

Frente a la irresponsable trampa tendida anteayer por el independentismo al Rey y al Gobierno en la manifestación por la paz, Mariano Rajoy esgrimió ayer razones de lógica política y prudencia personal para declararse orgulloso de haber participado en la marcha.

En la zona gris

AL tiempo que sufrimos con un terrorismo cebado por chifladuras religiosas medievales –y yo sí tengo miedo–, el mundo también regala historias extraordinarias de amor a la vida y avance científico.

No es malo mirar al cielo

No hace mucho tiempo, cuando el Sol, la Luna y la Tierra jugaban a tres en raya, y se producía un eclipse, las tribus primitivas se inquietaban tanto que incluso lo achacaban al enfado de los dioses por el comportamiento de la tribu, de tal manera que para aplazar esa presunta ira se llegaban a ordenar sacrificios humanos.

Dos manifas

Como somos así de chulos en España, tuvimos, no una manifestación antiterrorista, sino dos. Claro que no eran realmente contra el terrorismo, sino de unos españoles contra otros. Lema de la una «No tengo miedo»; de la otra, «Vuestras políticas, nuestros muertos».

En tierra hostil

AL Rey de España lo abuchean desde hace años en cada final de Copa que disputan equipos catalanes y/o vascos sin que, a pesar de que ni la Federación de fútbol ni las autoridades gubernativas han tomado jamás medida alguna, haya dejado de acudir a los estadios.

El atentado que no perpetró nadie

La manifestación de Barcelona ha sido, a mi entender, un momento triste de la historia de la democracia española. Nunca antes hubo una manifestación después de un atentado terrorista en la que no se denunciara a los asesinos.

Fin de la payasada

MARCEL Haenen es un periodista holandés bregado en mil frentes que trabaja para el reputado periódico «NRC Handesblad». Como buen políglota sabe lo prácticas que son las lenguas para crear puentes.

Contra el terror y por la libertad

EL presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha puesto de su parte, para el éxito de la manifestación convocada para hoy en Barcelona, un mensaje de unidad política sin distinciones ideológicas. Además, ha sido muy explícito en el reconocimiento a la labor de los Mossos d’Esquadra, que ha hecho extensivo a la Guardia Civil, al Cuerpo Nacional de Policía, policías locales y servicios de emergencias.

1919

EL inglés John Maynard Keynes, muerto en 1946 con 62 años, es para muchos el gran economista del siglo XX, aunque parte de su feligresía lo ha leído mal. Se quedan en una interpretación simplista y manirrota, que habría provocado el desdén de un genio que rezongaba lo siguiente: «En el Partido Laborista deciden casi siempre aquellos que no saben de qué están hablando» (no sé por qué, pero leo esta cita y visualizo a nuestro gran Sánchez).

El timo

Tengo la desagradable impresión de ser víctima de un timo, la que se siente cuando todos alrededor se han conjurado para engañarnos. Se nos está vendiendo que la operación Ramblas, Ripoll, Alcanar, Cambrils o como quieran llamarla fue un éxito.

La secta y el «por»

Nos dio la pista definitiva el consejero Forn cuando distinguió entre víctimas catalanas y españolas entre los muertos de las Ramblas. Naturalmente ni se disculpó ni alegó lapsus alguno por los nervios o la inquietud de momento, porque el separatismo no se olvida ni cuando el dolor es global y los apoyos y la solidaridad llegan, generosos y de corazón, desde toda España, ya saben «esa ladrona» según sostienen los miembros de la secta.

La secesión ensayada

DESDE que el malnacido Abouyaaqoub, o como se llamase, jugó a los bolos con su furgoneta contra los viandantes de las Ramblas, todos los movimientos del Estado y de la dirigencia española han sido calculados desde la escrupulosa voluntad de evitar cualquier apariencia de intromisión en la autonomía catalana.

Pangloss en las Ramblas

EN ciudades europeas atacadas recientemente, como París, así como en otras que no lo han sido, como Roma, los militares están desplegados. Ello no es un elemento añadido de inquietud sino de tranquilidad.

Cada policía en su sitio

LA competencia integral de la Generalitat en materia de seguridad ha dado a los Mossos d’Esquadra el protagonismo policial en la desarticulación del grupo terrorista que atentó en Barcelona y Cambrils.

Sin seguridad no hay Estado

Cuando aún no nos hemos repuesto de la conmoción general que han dejado en todos los españoles las imágenes del día 17, el brutal atentado de los yihadistas en las Ramblas de Barcelona exige una primera reflexión para intentar evitar que algo así vuelva a suceder.

Servicios mínimos

ESTÁ tan descosida la política española que la unidad sólo puede construirse en ella a través del silencio. Y ya es de celebrar que tras el atentado de Barcelona nadie haya echado a nadie la culpa de los muertos.

Лучшее

Актуальное