Новости


Las monedas que usted usa

Antes de seguir leyendo, PÁRESE y responda, si puede (y si no puede, pregúntese por qué): 1 ¿Cuántas monedas lleva en los bolsillos? 2 ¿Cuál fue la última vez que buscó monedas por la casa? 3 ¿Recuerda alguna ocasión en la que, habiéndosele caído una moneda pequeña al suelo, no se haya agachado a recogerla? Somos monedas.

El Rey llama al Estado a defenderse

Cataluña está transitando desde el referéndum ilegal a la insurrección generalizada, en una evolución de acontecimientos que estaba escrita en el guión del nacionalismo separatista catalán. Nadie debería sentirse sorprendido por lo que está sucediendo en Cataluña, ni refugiar en esta ignorancia su pasividad ni su omisión, desde el puesto que le corresponda, ante la quiebra de la legalidad constitucional.

Otra vez no

Otra vez, no. Pues otra vez la idea de «la palingenesia de España» está en el aire, como lo dijo Azorín, el mejor cronista que ha dado (y en esta Casa) el periodismo español, en el 98, la generación nacida para combatir la frivolidad.

¿Y ahora qué hacemos, Julia?

La Comisión Delegada de la Real Federación Española de Vela ha aprobado por lo "bajini" un reglamento disciplinario, que nos puede gustar más o menos, pero que tendremos que acatar democráticamente todos los aficionados, regatistas, armadores y demás familia.

¡Es la geografía!

NOS hallamos en plena resaca del 1-O, no el mejor estado para pensar lúcido. Pero tenemos la absoluta necesidad de hacerlo no vaya a ser que cometamos aún más errores de los ya cometidos. Si nos ponemos a buscar culpables, lo único que conseguiremos es profundizar la brecha que nos separa, con consecuencias posiblemente irremediables no sólo para nosotros, sino para las generaciones que nos siguen.

155 y elecciones

EL domingo, día infamante para nuestra democracia, millones de españoles se acostaron abatidos ante la impunidad con que de facto actúan los líderes del golpe separatista (Puigdemont, representante del Estado en Cataluña, anunció en la noche dominical que el jueves declarará la independencia y todavía no ha sido detenido, cuando su delito es perfectamente equiparable a la asonada de Tejero).

¿844? NO: 4

DÍAS como el pasado domingo son fecundos en desinformación. Y una de las más llamativas y que mayor éxito cosechó fue la de la Generalidad fijando en 844 el número de heridos. Sorprende que un Gobierno que el pasado 17 de agosto sufrió uno de los ataques terroristas más graves que ha padecido España en su Historia diera entonces la información de los heridos, concentrados casi todos en una misma calle de Barcelona, con una lentitud exasperante.

Una respuesta a la altura del golpe

El resultado político del 1-O obliga al Gobierno a definir un estrategia para Cataluña con la que asuma definitivamente el liderazgo de la respuesta del Estado. Las pautas del Ejecutivo para evitar el referéndum han desembocado en un escenario lleno de contradicciones, en el que el comportamiento ilegal y anticonstitucional de la Generalitat ha quedado en parte velado por la manipulación informativa de la intervención policial, sobredimensionada, cuando no tergiversada, por las terminales del separatismo.

Metáfora de Piqué

El futbolista Piqué no debe abandonar la selección española. El futbolista Piqué debe ser expulsado de la selección española. Porque por algún sitio este país ha de empezar a respetarse a sí mismo y el fútbol, aunque no sea un asunto de gran relevancia, tiene una enorme fuerza social en el plano de los símbolos.

El 1-O del patriotismo español

LLevo unos veinte años echando de menos en mis escritos el fortalecimiento del patriotismo español. Por convencimiento ético y por su importancia en la estabilidad de una democracia. Desde aquella movilización cívica contra ETA en el País Vasco de los noventa, cuando ETA te perseguía por sentirte español, pero las banderas nacionales en las manifestaciones antiterroristas vascas causaban debate y nerviosismo hasta en los movimientos cívicos.

La mentira de la foto

Barcelona fue ayer una ciudad en la que no pasó gran cosa. Quienes recorrimos la ciudad desde muy temprano vimos un lugar en el que se podía encontrar algún punto de tensión si se buscaba, pero no era una ciudad en la que hubiera la sensación de que «pasaba algo».

Elecciones o suicidio

La única salida al punto muerto en que se ha quedado Cataluña después del fallido referéndum de ayer sería la de convocar unas elecciones autonómicas para que la gente vote de verdad y elija a unos gobernantes, los que sean, con legitimidad suficiente para sentarse a negociar con el Estado, algo inevitable tras la demostración de fuerza de las masas que se echaron a la calle el 1-0.

Reos de sedición

Lo ocurrido en Cataluña este aciago 1 de octubre está tipificado en el artículo 544 del Código Penal como un delito de sedición castigado con hasta 15 años de cárcel si quien lo comete es una autoridad: «Son reos de sedición quienes se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de las resoluciones administrativas o judiciales».

Ausencia de España

Sólo una sociedad enferma de sectarismo, intoxicada de arbitrariedad, intelectualmente discapacitada por un ataque de sinrazón, podría aceptar la siniestra mascarada de ayer siquiera como un remoto simulacro de democracia.

El golpe de Estado es hoy

Ayer no sucedió nada. Sólo escena. No fue un golpe de Estado: no hay golpes de Estado sin que las armas aúpen un poder institucional nuevo. No fue un golpe de Estado, lo actuado. Fue su representación teatral: paso de danza, juego de salón.

Frustración

¿Qué hubo ayer en Cataluña? Desde luego, no un referéndum. Ni siquiera una parodia de referéndum, al carecer de todas las condiciones que requieren estas consultas: ni censo, ni centros, ni control, ni recuento, ni sistema de transmisión de datos.

Confundirse de enemigo

Por supuesto que los encontraron en Cibeles, los sabuesos de «La Vanguardia», ese diario propiedad de un pequeño conde que incomprensiblemente es aún Grande de España. Pese a vivir de denigrar y agredir a España.

España, a 2 de octubre de 2017

EL momento generado por el reto separatista de los nacionalistas catalanes es un golpe de estado contra la legitimidad democrática, el segundo que el país ha conocido desde que la Constitución fuera aprobada en 1978.

Bochorno universal

Lo de este domingo no fue un referéndum. No lo fue. Pero más allá de la constatación de que a los golpistas del Gobierno catalán se les han cerrado las puertas legales para celebrar con garantías una consulta «comme il faut», el reguero de acontecimientos de ayer no puede ser más deprimente para una democracia adulta y sólida como la española.

Hay remedio, pero el precio se dispara

Tiene toda la razón el gobierno de Mariano Rajoy cuando dice que no ha habido un referéndum en Cataluña. Eso no ha sido ni un referéndum ni una consulta ni un amago siquiera de algo parecido. Ha sido una farsa con toda la voluntad del engaño que tienen y han tenido los separatistas catalanes desde que emprendieron esta senda.

¡A los toros!

Tarde de “adolfos” en Madrid, y, con la metáfora de Piqué, el “espíritu del fútbol español” votando por la sedición en Barcelona, marcho a los toros por si a la Historia, según la “boutade” de Marx, le da por repetirse como farsa, y al salir de la plaza nos encontramos en Madrid con que se ha perdido Cataluña como los del 98 se encontraron con que se había perdido Cuba, un disgusto nacional que al ciclotímico Unamuno le pareció una exageración “para hacernos los interesantes”.

Grotesca farsa totalitaria

Cuando compareció el ministro de Interior utilizó la palabra «paripé» para describir los sucesos del día. No eran un paripé, sino una grotesca farsa totalitaria destinada a avanzar en el autogolpe de Estado que unos catalanes emocionados dan a otros catalanes acogotados.

Preguntas sin respuesta

Cuando en las próximas horas pueda observarse lo ocurrido durante toda la jornada de hoy con un mínimo de frialdad, será evidente que el referéndum ilegal no ha sido más que un intento irresponsable de enfrentar civilmente a la mitad de Cataluña con la otra mitad, y con el resto de España.

El parchís y la butifarra

Algunos de los que pasaron la noche en los colegios habían estado jugando al parchís y a la butifarra, juego de cartas parecido al tute (baraja española, por supuesto). A las dos y cuarto de la tarde compareció Soraya Sáenz de Santamaría para decir que ni había habido referéndum ni apariencia de tal.

El autogolpe nacionalista

Una imagen repetida esta mañana a las puertas de varios centros de votación quedará grabada en la reina de los españoles y pondrá en cuestión a partir de ahora los cimientos del Estado autonómico: es la imagen de la pasividad de los Mossos y su confraternización con los golpistas.

Perdemos todos

Lo que está ocurriendo hoy en Cataluña constituye, como dice el Gobierno, «un bochorno electoral». Pero lo que estamos viendo que sucede en sus calles, una movilización masiva de gente que quiere votar, demuestra que solo la presencia de la Policia Nacional ha impedido que se celebre un referéndum en condiciones.

Trabalenguas

La irrupción de ETA en el procés, a última hora y a través del manifiesto publicado por el diario abertzale Gara, desvela retrospectivamente el sentido de la escalada secesionista y, de modo muy particular, los motivos del frustrado mitin de la dirigente de la CUP, Anna Gabriel, en Vitoria, y de la presencia de Otegui en Barcelona.

El día de la verdad

O de la mentira. No lo sabremos hasta la noche. Lo único seguro es que será decisivo para los catalanes y para el resto de los españoles. Un éxito del referéndum por ilegal, virtual o falso que fuese abriría a los nacionalistas el camino hacia la independencia.

España Cenicienta

En España se va a retransmitir hoy en directo un golpe de Estado. Con la naturalidad de un partido de Liga, minuto y resultado, y por cierto con el mismo operador como intermediario. Será la segunda vez en esta democracia, pero al menos en la primera no hubo advertencia de antemano y la televisión grabó a escondidas de los sublevados.

El resultado nos da igual

España se acostó anoche preocupada, se ha despertado con más jindama todavía y sabe Dios cómo se acostará esta noche y en los días sucesivos en los que S. M. ha dejado su agenda en blanco, por la que pueda tronar.

Por la unidad de España

EL 1-O amanecerá hoy envuelto en todas las incertidumbres posibles. A pesar de las decisiones judiciales, la intervención activa del Ministerio Fiscal, el despliegue de cientos de agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil y de las innumerables y continuas advertencias del presidente del Gobierno de que no habrá referéndum, hoy es un día en el que la democracia española contiene la respiración.

No es referéndum, sino agitación

La comparecencia pública, ayer, de los consejeros catalanes Forn, Romeva y Turull no sólo fue la retransmisión en directo de un delito flagrante de desobediencia a las resoluciones del Tribunal Constitucional y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Hay días en los que uno no sabe de qué escribir

Créanme, llevo la tarde entera escudriñando otros asuntos de los que escribir. He parado en el tétrico caso de los dos muchachos asesinados en un pantano, pero sólo conozco conjeturas sueltas. Me queda ya lejos el viaje de Rajoy a Washington y el homenaje que le ha dado Trump, que le hizo el favor, incluso, de no hablar demasiado.

«Catalonios» contra catalanes

Sobre Cataluña se ha escrito y hablado sin tasa en lo que va de siglo y de milenio, sobre todo desde que el presidente Rodríguez Zapatero impulsó un nuevo Estatuto con promesas que no podía cumplir.

Cataluña pasa factura a la economía

El proceso independentista que inició la Generalitat en 2012 se ha traducido en una sustancial fuga de empresas y en la suspensión de numerosas inversiones en Cataluña durante los últimos años, lo que, sumado a la crítica situación de sus finanzas públicas, han terminado por dañar el crecimiento regional.

El campo embarrado

Asumida la idea de que el domingo no va a haber un referéndum en Cataluña, los separatistas han volcado su esfuerzo en lograr que lo parezca. Quieren rodear los colegios electorales, sacar urnas de cartón a las calles, formar colas de gente que salgan retratadas en la prensa extranjera.

Nación, Patria, Estado

Tomo el título y lo esencial de cuanto sigue del profesor Luis Suárez Fernández, exponente de nuestra más sólida historiografía. La palabra nación significa, en principio, nacimiento. Decimos así: «sevillano de nación» de quien ha nacido en la ciudad del Betis.

La rutina de ganar

Carisma nunca ha tenido porque le gusta mandar, no seducir. Para ser una Thatcher le falta audacia política y determinación ideológica. El de Angela Merkel es un liderazgo basado en la estabilidad, la sensatez, la seguridad y, en cierto modo la rutina, el apacible trantrán democrático, alejado de aventurerismos e incertidumbres.

Estados Unidos apuesta por España

LAS buenas relaciones con Estados Unidos son uno de los grandes activos de nuestra política exterior y eso trasciende a los presidentes y a los gobiernos que se suceden a lo largo del tiempo, a uno y otro lado del Atlántico.

Enemigos del Estado y de la verdad

El domingo pasado, los dirigentes comunistas de Podemos y diversos personajes de otros grupos afines, convocaron una asamblea para apoyar el golpismo en Cataluña. Cuyo fin es la destrucción de España.

La victoria más áspera de Merkel

LOS resultados de las elecciones celebradas ayer en Alemania confirman la esperada victoria de la canciller democristiana Angela Merkel, pero le dejan un panorama en el que va a necesitar de todos sus recursos políticos para mantener la estabilidad y el rumbo de su gestión.

Una camada con suerte

«ESTOY recibiendo muchas cartas airadas de todo el mundo por la quema de mis libros hoy en Berlín. Llegan de Holanda, Francia, Inglaterra… nadie puede concebir que después de 400 años vuelvan a quemarse libros…», le escribía Stefan Zweig a su amigo Alois Mora el 10 de mayo.

Inmoralidad de los jefes de los Mossos

LA asunción por parte de Interior de las funciones de coordinación de los Mossos con el resto de las Fuerzas de Seguridad del Estado supone de facto la intervención de un cuerpo cuyos responsables políticos estaban actuando con tal grado de deslealtad, que adoptar el mando se había convertido en una necesidad imperiosa para garantizar el orden.

«Ich bin periquito»

EN lo que se refiere a la actividad de masas, el fútbol y el nacionalismo poseen técnicas intercambiables. No en vano, el fútbol fue el depositario incruento del nacionalismo, casi su desahogo lúdico –pendencias ultras aparte–, en tiempos políticos más estables en los que el nacionalismo estuvo mitigado por el escarmiento de las guerras y remitió como metástasis mental típicamente europea: en la actualidad vivimos un rebrote apoteósico que coincide con dos decadencias simultáneas, la del 45 y la del 78.

Ilusos e ilusos

Cuando una agresión al Estado es tan brutal como la que desplegó el separatismo el miércoles, el Gobierno de la nación ha de volcarse en una defensa sin fisuras de la legalidad y sus servidores para dar una respuesta contundente al agresor.

¿De verdad son tan tontos?

Me da la sensación de que al bloque golpista que engloba por igual a independentistas y revolucionarios de extrema izquierda le queda poco más que el derecho al pataleo. Las operaciones ordenadas por el Juzgado de Instrucción barcelonés han desmontado, en buena medida, la parte esencial de la logística del referéndum, quedando pendiente de localizar algún que otro lote bien de urnas, bien de censo, bien de banderitas de solapa.

El enorme poder de la mentira

Cuántas veces habremos recordado la cita del inmortal Jean François Revel: «La primera de todas las fuerzas que dirigen el mundo es la mentira» («El conocimiento inútil» (Planeta, 1989). Ayer se puso esto de manifiesto de muchas maneras.

Lección de Historia

Magistra vitae, maestra de la vida, llamaba Cicerón a la Historia. Alguien, no recuerdo en este momento quién, le añadió, «quien no aprende de sus errores está condenado a repetirlos». Quisiera dedicar esta Tercera a uno de nuestros episodios más penosos, que aún colea: el primer alzamiento catalán contra la monarquía española, entonces imperio, envuelto en la Guerra de los Treinta Años y con graves problemas internos, como indica que se le sublevaran casi simultáneamente Portugal, Cataluña y Andalucía, aunque lo de esta pudo ser una correría particular del duque de Medinaceli.

Un drama socialista

En mi fin, mi principio…; suena como un susurro en Eliot: in my end is my beginning. Releo ese momento mayor de la poética del siglo XX, tal vez para sedar este desasosiego de ruidos destemplados que vienen de Cataluña y lo devoran todo.

Лучшее

Актуальное