El comisario García Castaño fue detenido porque tenía datos reservados del caso

El conocimiento de datos reservados de la operación Tándem que tenía el comisario principal Enrique García Castaño, conocido como «el Gordo» en el ámbito policial, fue el desencadenante de su fulminate detención el pasado miércoles, ordenada por los fiscales Anticorrupción que llevan el caso.

Junto a él se ordenó también el arresto del inspector Antonio Bonilla, «Boni», quien al parecer actuaba como «machaca» a las órdenes del anterior. Hay que recordar que la mayor parte del sumario de esta causa está secreto, por lo resultaba especialmente grave que una persona que estaba en el objetivo de los investigadores pudiera tener acceso a esa información.

Según las fuentes consultadas por ABC, en las últimas semanas los investigadores estaban realizando nuevas diligencias que corrían el riesgo de ser abortadas por un «chivatazo» al comisario principal. De ahí la urgencia de la Fiscalía Anticorrupción en ordenar su detención, lo que hizo en cuanto el juez De Egea, magistrado de apoyo en el Central 6 de la Audiencia Nacional, acordó los registros.

No fue una sopresa

Lo cierto es que para García Castaño su detención no fue una sopresa. En una conversación con ABC mantenida el pasado 30 de mayo ya explicó que «me fui a ver al juez y le dije: sé que me están investigando, vengo aquí a ponerme a su disposición. Y lo mismo hice en Anticorrupción. Me planté allí y les expliqué a los fiscales: sé que me vais a detener, pero yo les cuento lo que necesiten». Este periódico se había puesto en contacto con él antes de publicar que era uno de los policías a los que José Manuel Villarejo habría regalado coches de alta gama.

García Castaño admitió que le habían contado que lo investigaban por dos BMW que habían sido adquiridos por las sociedades de Villarejo, aunque según él era solo para ahorrarse el IVA y fue él quien pagó dichos vehículos y los seguros. La información se la dieron los concesionarios de coches con los que los investigadores se habían puesto en contacto, pese a la advertencia expresa de que era una investigación secreta. Pero en Tándem los tentáculos siempre se extienden más de lo debido. Él mismo llamó a los responsables de Asuntos Internos de la Policía para preguntarles de forma abierta si lo tenían en su foco. Naturalmente no recibió una respuesta concreta en uno u otro sentido.

Tras ese ofrecimiento del investigado, en las últimas semanas se han hallado evidencias de que él era la otra pata de Tándem, el verdadero artífice y conseguidor de datos secretos de la Agencia Tributaria y de bancos respectos a personas investigadas por Villarejo, previo pago de cantidades pactadas en sus informes, tales como el Informe Iron (entre dos despachos de abogados) o el Informe Land (lo contrató Susana Cereceda para investigar a su hermana y su cuñado). También obtenía información secreta de bancos que lograba sirviéndose de su puesto al frente de la UCAO de la Comisaría General de Información.

En los informes de Iron -Villarejo pidió a un bufete 600. 000 euros por ellos- se menciona a «BIG» (que los investigadores equiparan a García Castaño) y a «BONI», Antonio Bonilla, el inspector también detenido que presuntamente fue el responsable del ataque informático que sufrió el despacho espiado por la mafia policial de Villarejo y «el Gordo». En los documentos, además, se alude que la información bancaria reservada se habría obtenido «de las gestiones de BONI».

García Castaño y Bonilla están acusados, de momento, de cohecho impropio y revelación de secreto. Pueden llegar más acusaciones: organización criminal, blanqueo, delito fiscal. . . .

abc.es »

Tags: #él #garcía #castaño #información #villarejo #investigadores #era

2018-7-13 05:37

él garcía → Результатов: 1 / él garcía - фото