Crítica de «Un día más con vida»: Mucha animación y algo documental

La novela de Ryszard Kapuscinski encuentra en el trabajo de Raúl de la Fuente y Damian Nenow la bendición de la originalidad y la fortuna del talento. Con una peculiar técnica de animación recrean el relato autobiográfico del periodista amigo de causas perdidas, pero también de las otras (el Partido Comunista polaco en su «mejor» momento), y le añaden a esa animación el aliño de imágenes reales, de archivo y testimonios de algunos de los supervivientes de aquella historia, durante la descolonización portuguesa en Angola previa a su guerra civil.

El dibujo de Kapuscinski tiene un frontal de línea clara de héroe inmaculado, pero esconde una parte trasera en la que pugnan el periodista, el aventurero y el político, y el trasfondo de un mensaje contradictorio, pues aboga al tiempo por un sentimiento de lucha y libertad, y por una postura antibelicista.

La fantástica animación por rotoscopia (redibujar sobre imágenes reales) le permite a los autores llevar la aventura por unos niveles de dureza, violencia y crueldad a la altura trágica de la realidad ocurrida en Angola, pues el dibujo lo soporta todo y el ojo acepta de mejor grado la barbarie dibujada que filmada. Y se le inocula cine de género al relato de Kapuscinski «pintándole» tonos de galán y tejiendo un escurridizo romance con el dibujo atractivo de la rebelde angoleña y un matiz épico a su búsqueda del líder de la guerrilla. Como película es entretenida y muy original, y procura –desde un pedestal– un vistazo a uno de los reporteros de guerra más importantes y contumaces de la historia, y si algo queda claro aquí, tanto como su imagen dibujada, es su temeridad para quedarse como testigo en el interior de una olla express.

Valoración de ABCPlay

El dibujo lo soporta todo y el ojo acepta de mejor grado la barbarie dibujada que filmada

Oti Rodríguez Marchante.

abc.es »

Tags: #animación #dibujo #mejor #dibujada #kapuscinski

2018-10-26 02:43