El futuro incierto de la patronal gallega

La marcha de Antón Arias vuelve a dejar a la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) en el punto de partida. Con las heridas abiertas por el enfrentamiento entre las provincias, la patronal gallega se enfrenta de nuevo a un futuro incierto tras perder a su tercer presidente en apenas cuatro años.

El timón recae ahora en los cuatro vicepresidentes de la CEG que deberán guiar el barco hasta encontrar un sustituto para Arias, una figura que suscite consenso y acabe con las guerras internas. Pero a la vista del escaso éxito de los tres intentos anteriores, la tarea podría complicarse.

El coruñés Antonio Fontenla preside, al ser el integrante de más edad, la comisión de vicepresidentes que guiará a la patronal hasta la próxima cita con las urnas. El órgano está conformado por los responsables de la CEG en las cuatro provincias gallegas y ya ha acordado empezar a principios de la próxima semana los contactos para intentar lograr un candidato que todos aprueben. Fontenla se muestra relativamente optimista. «Debemos de hacer lo que sea para llegar a un consenso», apunta el coruñés, quien impulsó hace un año con el apoyo de los empresarios lucenses la candidatura de Antón Arias. Pese a que algunos han explicado la dimisión de Arias por una retirada de apoyo de Fontenla, él lo niega. «No es cierto, todo lo contrario», asevera el presidente de la patronal coruñesa. «No puede haber más peleas. Tenemos que conseguir un presidente que sea aceptado por todos, aunque no sea el que más nos guste. La Coruña está dispuesta a llegar a un acuerdo sea como sea», subraya para censurar que a Arias las provincias del sur no le dieron ninguna oportunidad y «se cansó».

La oposición de Pontevedra y Orense al coruñés empezó ya en el momento de su designación. El expresidente de la CEG, José Manuel Fernández Alvariño —que hace unos meses pedía la cabeza de Arias junto con su sucesor al frente de la CEG, el orensano Antonio Diéter Moure— recuerda que el nombramiento de Arias «era legal, pero no legítimo». al no consensuar con ellas un nombre para presidir laLas provincias del sur siguen considerando que La Coruña y Lugo las traicionaron CEG e imponer sabiéndose con más votos al ahora dimitido. Pero Fontenla niega tal traición y afirma que como no eran capaces de llegar a un acuerdo, se les avisó de que iban a inscribir a Arias porque el plazo se acababa y cualquier socio podría hacerse por designación directa con el control de la organización.

Alvariño se muestra «convencido» de que la patronal se «recompondrá», pero afirmó que no hay que tener prisa. El empresario llama a tomarse con calma el plazo de dos meses que contemplan los estatutos para designar sucesor y si es necesario alargar más el proceso. El expresidente de la CEG, que se descarta al igual que Fontenla como candidato, cree que el mandato de Arias ha sido un año perdido y no comparte la idea de que Arias haya salvado la situación financiera de la patronal, que estuvo a punto de entrar en concurso de acreedores. «Los bancos siempre se mostraron dispuestos a renegociar la deuda», asevera.

En declaraciones a Ep, el presidente de la confederación de empresarios de Pontevedra, Jorge Cebreiros también ha mostrado su malestar por las formas en las que se nombró a Arias y no ocultó sus «temores» a la hora de negociar u candidato de consenso.

Desde Lugo, su homólogo Jaime López, echa más leña al fuego al manifestar que la patronal de la provincia «sopesa» abandonar la CEG si no se afronta la elección de un nuevo presidente con «seriedad». López valoró también «el gran trabajo» de Antón Arias al frente de la patronal, sobre todo en el aspecto económico. .

abc.es »

Tags: #arias #ceg #patronal #presidente #fontenla #sea #provincias

2018-1-26 20:43

arias ceg → Результатов: 1 / arias ceg - фото


Arias deja la presidencia de la CEG tras un año de «constante pelea»

En apenas cuatro años, la patronal gallega pierde a su tercer presidente. El coruñés Antón Arias presentó ayer su dimisión tras doce meses de «constante pelea y confrontación permanente». Arias aseveró que se va para provocar una «reflexión» y una «catarsis» en el seno de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), que no logra escapar de la profunda crisis interna marcada por las luchas de poder entre las federaciones provinciales. abc.es »

2018-01-26 02:43 / Galicia