Gabriel revienta los planes de Puigdemont de exiliarse en Suiza

Cuando a finales del año 2014 el entonces consejero de Territorio de la Generalitat de Cataluña, Santi Vila, quiso convencer a la entonces concejal de la CUP en Sallent, Anna Gabriel, de las bondades de la empresa Iberpotash -que explotaba la mina de sal de su pueblo- por la prosperidad que daba a la región y los puestos de trabajo que creaba, así le habló la hoy recién fugada de la política catalana: «Cuando tras el golpe del 36, los míos iniciaron la revolución, mi abuelo salió a la plaza del pueblo a quemar todo el dinero que tenía ahorrado, porque creía que el capitalismo desaparecería para siempre.

Yo vengo de ahí y si pensáis que voy a apoyar una empresa extractora y con capital judío estáis muy equivocados».

Tras la debacle del 21 de diciembre, cuando su partido pasó de 10 a 4 diputados, la feroz líder antisistema quedó muy tocada. Empezaron las tensiones internas en el partido. Dejó de contestar llamadas. Se marchó de España. A fin de cuentas, debido al régimen interno de la CUP, Gabriel no podía repetir ni como diputada ni en la dirección del partido. Todavía sin una estrategiadefinida, pasó por Venezuela y seguramente por Cuba, donde sondeó a sus contactos habituales, explicó su situación y detalló sus necesidades.

De modo que dos dramas se le juntaban: el de su vida personal, que se había quedado sin un menester concreto, y el riesgo de su formación política de caer en la irrelevancia, con la alocada fuga de Puigdemont a Bruselas haciéndole la competencia en el terreno de lo grotesco.

Las tensiones en su partido, no poder ostentar ningún cargo y su falta de arraigo le dieron ganas de marcharse y usó el pretexto de «internacionalizar el conflicto», aunque el conflicto tuviera que inventárselo, porque era altamente improbable que el juez le impusiera medidas cautelares. No es la primera vez que la CUP se inventa un problema para comparecer luego sus cabecillas como los héroes que vienen a resolverlo.

De este modo, Gabriel se aseguraba el lucimiento personal, un cargo en la épica del «exilio» y por supuesto un sueldo, que de momento pagará la CUP, aunque nunca faltarán -si hacen falta- los recursos venezolanos. O cubanos.

Además, con una operación tan vistosa, devolvía a la CUP a la partida, y en su preferido modo revolucionario, en claro y cínico contraste con su nula implicación en la organización del referendo ilegal del 1 de octubre y en la declaración de independencia.

El paso siguiente fue decidir dónde organizaba el espectáculo, y pese a que ella prefería Venezuela o Cuba, personas más inteligentes le hicieron ver que su agit-prop resultaría más eficaz desde un país más cercano.

Chavistas y castristas, especialistas en ayudar a los más siniestros malhechores de los países a los que quieren desestabilizar, y que por lo tanto son expertos en etarras, le sugirieron el nombre de Olivier Peter, para compensar el amateurismo localista Benet Salellas, su abogado y compañero de la CUP.

Así, Suiza empezó a parecerle un destino adecuado y se acabó de decidir al contarle Peters que el delito de rebelión allí no existe, y que al no haber gobernado, no podrían pedir su extradición ni siquiera por malversación, de modo que lo más seguro es que no pudieran pedirla por ningún motivo. Peters le hizo saber también que la justicia helvética es arbitraria y vengativa, y que al haberse negado España a extraditar a Hervé Falciani (de la lista Falciani) es poco probable que los jueces suizos quieran colaborar con los nuestros.

El club del fugado

El principal damnificado de esta decisión -en otra demostración de que los independentistas van cada uno por su cuenta- ha sido Carles Puigdemont, que desconfía de los belgas porque cree que cuando Pablo Llarena reactive su euroorden, van a entregarle, y estaba por lo tanto negociando su asilo con los suizos, aprovechando su enfado por lo de Falciani. Las negociaciones estaban ya tan avanzadas que el forajido de Waterloo estaba incluso preparando un acto en una universidad de Ginebra parecido al que celebró en Dinamarca. Pero ahora que se ha enterado por la prensa de la estrategia de Gabriel, duda de seguir con sus planes, por no parecer que va a remolque de los antisistema. Y además cree que Suiza no va a quererse convertir en el club del fugado.

En cualquier caso, Gabriel intentará desde Suiza hacer ver que España no es una democracia y que persigue a sus ciudadanos por sus ideas políticas, cuando lo que en realidad le ha pasado es que está entre rabiosa y desesperada por haber perdido el 60% de sus apoyos en unas elecciones perfectamente democráticas, siendo además, la CUP, la demostración más evidente de que en España no se persigue a nadie por sus ideas, en tanto que ni ella ni su partido han sido castigados de modo alguno por muy estridentes, independentistas y comunistas que hayan sido las ideas que han podido defender, un día tras otro, desde que se dedican a la política.

La pregunta que cualquier persona normal, con su vida estructurada y arraigada puede hacerse, es por qué Gabriel se mete en innecesarios problemas con la Justicia, y de tan graves consecuencias, a cambio sólo de la incierta y efímera gloria de parecer durante algunos días la heroína de la desobediencia. La respuesta está precisamente en lo que su pantomima del pecho desnudo de «Marianne guiando a la República» pretende ocultar y que es su vida desestructurada, desarraigada, sin razón de ser, como aquellas reinas de instituto de las que todos nos enamoramos alguna vez aunque ya sabíamos que no tenían realmente nada que perder. .

abc.es »

Tags: #gabriel #cup #partido #modo #cuando #suiza

2018-2-21 05:23

gabriel cup → Результатов: 62 / gabriel cup - фото


El TS ordenará la detención internacional de Gabriel

La Fiscalía y el juez del Tribunal Supremo esperarán a que el reloj marque hoy las nueve de la mañana. Llegada esa hora y tras un plazo de espera prudencial sin que Anna Gabriel haya comparecido, el Ministerio Público presentará la petición de que se dicte una orden internacional de detención contra la dirigente de la CUP, algo que el magistrado Pablo Llarena prevé cursar de manera inmediata. larazon.es »

2018-02-21 06:00 / Carles Puigdemont

La CUP asegura que Junts pel Sí "no quiere ni oír hablar" de revertir privatizaciones

La portavoz del grupo de la CUP en el Parlament, Anna Gabriel, ha afirmado este lunes que en las negociaciones que mantiene su formación con Junts pel Sí (JxS), esta última pone "líneas rojas" por cuestiones ideológicas y que "no quiere ni oír hablar" sobre temas como revertir privatizaciones o dejar de subvencionar a escuelas privadas. eldiario.es »

2015-11-30 13:28

La CUP propone una "presidencia coral" de tres o cuatro personas donde Mas "tenga un papel"

ACN La diputada electa y n?mero dos de la lista de la CUP, Anna Gabriel, lanza la idea de un Gobierno "menos presidencialista". Asegura que no buscan la "muerte pol?tica de Artur Mas". Pide que "antes de las elecciones espa?olas" el Parlament apruebe "se?ales" de desconexi?n del Estado y "se blinde el punto de no regreso" hacia la independencia de Catalu?a. 20minutos.es »

2015-10-01 11:13