El Gobierno solo ejecuta un tercio de los fondos que presupuesta para I+D e innovación

Las lagunas que tenía la apuesta española por la innovación se han ampliado debido al envite de la crisis. Y el primer impacto lo han sufrido las empresas: las compañías con innovaciones tecnológicas en España se han reducido un 56% entre 2008 y 2014, desde 42.

206 a 18. 511, como recoge a partir de datos del INE un informe de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) en colaboración con la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie). Pese a ello, el autor del documento, el exdirector de la fundación Cotec, Juan Mulet, ha señalado que «el sistema español de I+D ha aguantado la crisis» ya que ha resistido mejor que en otros periodos de dificultades económicas que ha pasado nuestro país. El economista ha destacado que las inversiones en innovación de las empresas caen, pero que los gastos corrientes, aún reduciéndose, se han mantenido desde 2008. Mulet ha distinguido entre la innovación empresarial y la I+D, encaminada a crear el conocimiento que luego puede ser utilizado por las compañías. Más allá de si son tecnológicas o no, a todas las empresas que apostaban por la innovación les ha pasado factura la recesión. Aquellas que mejoran sus procesos organizativos o comerciales han menguado un 40%, desde las 54. 125 censadas en 2008 –un 1,6% de las censadas en el INE– hasta las 32. 626 en 2014 –un 1%–. Al analizar el tamaño de las empresas que han desaparecido, el mayor impacto lo han sufrido las pymes de 10 a 49 trabajadores desde 2008 (han bajado un 46,25%) mientras que las micropymes de menos de 10 empleados (un -4,17%) y las grandes empresas (-16%) son las que mejor han resistido el golpe. Mulet achaca el buen comportamiento de las pymes a que con la crisis se ha reforzado la figura del «autónomo de la innovación», pequeños empresarios que han decidido montar su propio negocio con fuerte componente en I+D. Por un lado en España se invierte poco por parte del sector público, pero también por el privado. En todo caso, Mulet ha detectado varios campos de mejora en las políticas de innovación e I+D. Por ejemplo, en los Presupuestos Generales del Estado de 2014, el Gobierno solo ejecutó un tercio de los fondos destinados a I+D e innovación. En otros ejercicios, el porcentaje estaba en torno a la mitad. En el caso del fomento y coordinación de la investigación científica y técnica el porcentaje de ejecución de las cuentas públicas fue del 31,9% en 2014 mientras que para innovación y desarrollo tecnológico es del 35%. Como ha explicado Mulet, ello se debe a que gran parte de los fondos presupuestados son préstamos públicos que las empresas no piden. Asimismo, el investigador ha criticado que las ayudas fiscales a la I+D «ayudan muy poco». «La fiscalidad se aplica sobre los beneficios, por lo que las empresas que necesitan ayuda y no tienen ganancias, no pueden beneficiarse de ella», ha denunciado. Hasta 2012 había una diferencia de más de 600 millones de euros entre las deducciones que se podían coger las empresas por I+D e innovación y las que realmente se aplicaban. Menor gasto que en otros países Al repasar el gasto en I+D medido en porcentaje del Producto Interior Bruto, España dedicaba un 1,24% y estaba por detrás de Portugal (1,37%) e Italia (1,26%), según estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). «En España nunca ha habido política de innovación. Ha habido políticas de I+D y científicas», ha lamentado Mulet. Entre las soluciones que ha propuesto el investigador figura la compra pública de tecnología innovadora que ayude a las empresas a correr menos riesgos si apuestan por ella.








.

abc.es »

Tags: #innovación #han #empresas #mulet #2008 #2014 #españa

2016-1-29 08:25

innovación han → Результатов: 1 / innovación han - фото