La inglesa de Daesh que pide volver ponía chalecos bomba a los suicidas

Shamima Begum, la joven que dejó a los quince años su vida de colegiala en Londres para unirse a Daesh y que ahora pretende regresar a su país, no se limitaba a ser una simple ama de casa en los cuatro años que pasó con los terroristas en Siria, como ella asegura.

Según informaciones de agencias de inteligencia occidentales y de activistas que dieron a conocer ayer periódicos británicos, su papel en el grupo yihadista era mucho más activo y siniestro.

Begun, hoy con 19 años, se integró en la «policía moral» del autodenominado Estado Islámico y trató de reclutar a otras jóvenes para unirse a la organización, reveló «The Sunday Telegraph», que citaba el grupo antiDaesh «Sound and Picture», cuyos miembros vivieron sometidos al dominio de los yihadistas, y que asegura que parte de la información fue corroborada por la inteligencia occidental. Este diario señaló que la joven británica llevaba un kalashnikov y tenía reputación de ser estricta con aquellas mujeres que consideraba que no se comportaban según las relas islámicas que imponía Daesh.

Pero no solo eso. El diario «The Mail on Sunday» informó de que Shamima Begum

se encargaba de coser chalecos explosivos a terroristas suicidas, de modo que no pudieran quitárselos sin que estallaran. De acuerdo con este periódico, tanto la primera ministra británica, Theresa May, como el ministro de Interior, Sajid Javid, han sido informados por los servicios de inteligencia de que se había visto a la joven preparando estos chalecos suicidas para los potenciales «mártires» islamistas. «The Mail on Sunday» señala que esa información fue obtenida por la CIA estadounidense y la intelgencia holandesa a través de interrogatorios a otros occidentales que se enrolaron en las filas de Daesh.

Entrenamiento militar

Begum abandonó su hogar en el barrio de Bethnal Green, en el este de Londres, en 2015 para unirse junto con dos compañeras del colegio a la organización yihadista. Cruzaron la frontera de Turquía con Siria y fueron conducidas a Raqa, que ejerció como capital del proclamado califato islámico. Según la información del «Telegraph», fue enviada a una «madhafa» o casa para solteras, donde se casó con el yihadisita holandés Yago Riedijk, y luego se alistó en un campamento en el que recibió «adiestramiento militar y religioso». Posteriormente trabajó durante meses en la Hisba, la policía religiosa de Daesh, lo que le proporcionó un elevado estatus dentro del grupo yihadista, según este diario. El fundador de «Sound and Picture», Aghiad al-Kheder, cree que en ese cargo, por el que cobraría entre 500 y 1. 500 libras (de 575 a 1. 730 euros) ordenó el encarcelamiento y el azotamiento de mujeres de Raqa que no observaban el código de vestimenta establecido o viajaban sin que les acompañara un varón.

Fue descubierta el pasado mes de febrero en un campo de refugiados del norte de Siria embarazada de nueve meses de un niño que moriría poco después de nacer. Durante su convivencia con los terroristas había tenido con su marido, el holandés Yago Riedijk, también combatiente yihadista, otros dos hijos, que también fallecieron.

Tanto ella como Riedijk han sostenido hasta ahora que el papel de la joven era de una mera ama de casa dedicada a sus hijos, sin participar en las atrocidades cometidas por los miembros de Daesh, que incluyen decapitaciones y ejecuciones masivas.

Su intención de regresar al Reino Unido desató una viva polémica, ya que parte de los británicos la veían como una víctima del yihadismo que merece ser perdonada, mientras otros opinaban que debe pagar por su pertenencia durante años a un grupo terrorista. Las últimas revelaciones complican su futuro. .

abc.es »

Tags: #daesh #yihadista #grupo #años #joven

2019-4-15 03:22

daesh yihadista → Результатов: 35 / daesh yihadista - фото