La inversión española se mantiene en una Latam en horas bajas

Por Carlos Álvaro. Las empresas y los inversores españoles mantienen su confianza en una Latinoamérica que atraviesa su período de mayor debilidad en crecimiento económico de los últimos años tras haber sorteado con éxito la larga crisis financiera global desatada en 2008.

Las inversiones españolas crecen en México, Perú, Colombia y Panamá y se mantienen en Chile y Brasil, al mismo tiempo que aumenta el interés por Ecuador, Paraguay y Nicaragua y se mira con optimismo a Cuba.

Todo ello pese a que el PIB de la re­gión, hace tan solo unos años lo­co­mo­tora mun­dial, apenas avan­zará un 0,5% este año y de que el gi­gante re­gional se si­tuará en una in­quie­tante re­ce­sión.

Dentro de una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mica ge­ne­ral, que tam­bién al­canza a la lle­gada de in­ver­sión ex­tran­jera, los mer­cados con mayor pre­sencia es­pañola cre­cerán en torno al 2,5% (México, Chile) o en torno al 3,5% (Colombia, Perú) como mu­cho, con la ex­cep­ción po­si­tiva de Panamá, que li­de­rará el cre­ci­miento en el área, y la ne­ga­tiva de Brasil.

Y es que Latinoamérica no atra­viesa su mejor es­tado de forma y en 2015 su­mará su quinto año de re­duc­ción del cre­ci­miento. Cada nueva pre­vi­sión de los or­ga­nismos in­ter­na­cio­nales os­cu­rece un pa­no­rama que co­menzó a em­bo­rro­narse con mo­de­ra­ción en 2012 y se tornó más som­brío a partir de 2013, de­bido esen­cial­mente al de­bi­li­ta­miento de la eco­nomía de China, uno de los prin­ci­pales in­ver­sores y so­cios co­mer­ciales del área, y del des­censo de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas. Latam, que creció en con­junto el 4,7% en 2011, re­dujo el avance al 2,9% en 2012 y 2013 y se des­ace­leró al 1,1% en 2014. Con todo, el FMI pro­nos­tica una me­jora al 1,7% en 2016 para la re­gión.

Hace sólo unos días, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal),en su “Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2015”, re­bajó a un mero 0,5% la ex­pan­sión este año, apenas unas jor­nadas des­pués de que el FMI re­cor­tara en julio el cre­ci­miento de la re­gión para 2015 y 2016 y lo si­tuara en el 0,5% y el 1,7%, con dis­mi­nu­ciones de 0,4 y 0,3 pun­tos.

La des­ace­le­ra­ción, que afecta a mer­cados clave para las em­presas es­paño­las, es ge­ne­ral, pero se per­cibe gran he­te­ro­ge­neidad entre su­bre­giones y paí­ses. Sudamérica, muy dañada por la caída de ex­por­ta­ciones de com­mo­di­ties y el ajuste de las con­di­ciones fi­nan­cieras ex­ter­nas, acusa el mayor des­gaste y se con­traerá el 0,4% este año, tras crecer el 5% en 2011, el 2,5% en 2012, el 3,2% en 2013 y un mero 0,6% en 2014. Centroamérica avan­zará el 4% (y sólo el 2,8% si se in­cluye a México) y el Caribe, el 1,7%, en línea con años pa­sa­dos.

Y mien­tras que países como Panamá aún ten­drán fuerza para ex­pan­dirse por en­cima del 5%, otros como Brasil y Venezuela, se si­tuarán en re­ce­sión o acen­tuarán esa si­tua­ción, algo es­pe­cial­mente preo­cu­pante en la mayor eco­nomía re­gio­nal, que cuenta con am­plia pre­sencia de em­presas es­paño­las, no­ta­ble­mente en el sector de in­fra­es­truc­tu­ras.

Al os­cu­re­ci­miento del pa­no­rama no sólo con­tri­buyen fac­tores ex­ternos como el lento cre­ci­miento de la eco­nomía mun­dial en 2015, el es­tan­ca­miento del co­mercio mun­dial, la ten­dencia a la baja de los pre­cios de los pro­ductos bá­sicos y la mayor vo­la­ti­lidad en los mer­cados fi­nan­cie­ros, sino pro­blemas in­ternos como la con­trac­ción de la in­ver­sión y la des­ace­le­ra­ción del con­sumo, que han re­du­cido la de­manda in­terna. Un riesgo adi­cional desde el ex­te­rior es el im­pacto de la pre­vi­sible subida de tipos en EEUU: la Fed ya ha de­jado la puerta abierta para un alza en sep­tiem­bre.

Según la Cepal, y en unas pro­yec­ciones que no di­fieren mucho de las del FMI, Panamá li­de­rará la ex­pan­sión re­gional en 2015, con un alza del 6%, se­guida por Dominicana y Nicaragua (con avances del 4,8%). Panamá, que en los úl­timos cinco años ha ejer­cido el li­de­razgo en cre­ci­miento en el área, man­tiene una ten­dencia a la baja frente a las tasas su­pe­riores al 10% de 2011 y 2012, al 8,4% de 2013 y al 6,2% del año pa­sado. Dominicana ba­jará el pistón res­pecto a 2014 (7,3%) y Nicaragua man­tendrá la só­lida tó­nica de los úl­timos años.

Bolivia, que ex­hibe un sos­te­nido ritmo de cre­ci­miento su­pe­rior al 5% desde 2011 pro­gre­sará el 4,5% y Cuba (mercado en el que España as­pira a crecer al pairo del des­hielo Washington-La Habana) y Guatemala lo hará el 4%. En el caso de la isla, se trata de una fuerte me­jora res­pecto del 1,3% de 2014 y en el del país cen­troa­me­ri­cano, que suma cinco años en torno al 4%, de un li­gero des­censo frente al año pa­sado.

Entre las grandes eco­no­mías del área, México se si­tuará en la zona media con una ex­pan­sión del 2,4%, según FMI y Cepal, un dato su­pe­rior al 2,1% de 2014 pero a dis­tancia de las tasas del 4% de 2011 y 2012, para me­jorar al 3% en 2016 gra­cias a las re­formas im­pul­sadas por Peña Nieto, mien­tras que Argentina y Brasil no le­van­tarán ca­beza. También en la zona me­dia, pero con más pulso que México, se ubican eco­no­mías y mer­cados que en los úl­timos años se han con­ver­tido en des­tinos clave para las em­presas es­paño­las.

Así, y pese a una os­ten­sible des­ace­le­ra­ción, Colombia avan­zará el 3,4% (6,6% en 2011 y 4,6% en 2014); Chile lo hará solo el 2,5%, por en­cima del magro 1,9% de 2014 pero lejos del 5,8% de cuatro años an­tes) y Perú cre­cerá el 3,6%, por en­cima del 2,4% del año an­te­rior pero una cifra no­ta­ble­mente in­fe­rior a los avances su­pe­riores al 6% de 2011 y 2012. El FMI, por su parte, ha re­du­cido la pre­vi­sión de Colombia al 3%, de Perú al 3,2% y de Chile al 2,5%.

En zona alta se ubica Paraguay, que junto a Ecuador co­mienza a emerger como po­ten­cial mer­cado de in­terés para la in­ver­sión es­pañola. Paraguay cre­cerá el 4%, por de­bajo del 4,4% del año an­te­rior y a años luz del 14,2% de 2013 que si­guió a la re­ce­sión del 1,2% del 2012, mien­tras que Ecuador apenas pro­gre­sará el 1,9% en 2015, tras rozar el 8% en 2011 e irse apa­gando pro­gre­si­va­mente desde en­ton­ces. Uruguay tam­bién re­du­cirá el paso, pero aún cre­cerá el 2,6% este año, por de­bajo del 3,5% de 2014 y del 5,2% de 2011.

En Centroamérica, Costa Rica man­tendrá el ritmo de los dos úl­timos años con un avance li­ge­ra­mente su­pe­rior al 3% (3,4%) y Honduras lo hará el 3%, mien­tras que El Salvador, ins­ta­lado en una tó­nica de de­bi­lidad en los úl­timos cinco años su­birá el 2,2%. En la parte baja de la ta­bla, Argentina, que co­menzó su par­ti­cular cuesta abajo en 2012, avan­zará el 0,7%, dos dé­cimas más que en 2014, y Brasil y Venezuela se­guirán en re­ce­sión, con caídas del PIB del 1,5% y 5,5%. El FMI, que pro­nos­ti­caba en abril una re­ce­sión en Argentina para 2015 (-0,3%) ha re­vi­sado la pre­vi­sión al alza y otea ahora un es­tan­ca­miento (+0,1%).

Inquieta Brasil y mu­cho

Brasil, su­mido en una preo­cu­pante des­ace­le­ra­ción y en graves pro­blemas de co­rrup­ción que afectan a al­gunas sus prin­ci­pales em­presas pú­blicas (Petrobras) y pri­vadas (Odebrecht), con im­pacto re­gio­nal, lastra es­pe­cial­mente el desem­peño del área. La re­ce­sión que re­gis­trará este año (-1,5%) sigue a un 2014 de no­table de­bi­lidad (+0,1%). La eco­nomía creció el 3,9% en 2011, bajó al 1,8% en 2012 y se situó en el 2,7% en 2013. El FMI coin­cide en que el PIB se con­traerá este año el 1,5% y señala que apenas avan­zará el 0,7% en 2016.

La Cepal atri­buye la si­tua­ción en el país al per­sis­tente des­censo de la in­ver­sión en los úl­timos años, que ha ate­nuado el au­mento de los in­gresos y del em­pleo y ha dado lugar a un menor nivel de con­sumo y de pro­duc­ción, afec­tando a la re­cau­da­ción de im­puestos e in­cre­men­tando dé­ficit y deuda pú­blica. De he­cho, Brasilia ya ha anun­ciado que in­cum­plirá sus ob­je­tivos pre­su­pues­ta­rios.

El país, ade­más, ha que­dado al borde de perder grado de in­ver­sión tras anun­ciar S&P una re­duc­ción de es­table a ne­ga­tivo del pa­no­rama de la nota, que ya está en BBB- (el menor grado de in­ver­sión) y ad­vertir que po­dría re­cortar la nota so­be­rana tras citar los desafíos po­lí­ticos y eco­nó­mi­cos. S&P juzga que el dé­ficit de Brasil su­birá este año al 7,5% del PIB desde 6,1% en 2014. “Las me­didas de ajuste fiscal to­madas son las ade­cua­das, pero Brasil tiene pro­blemas que van más allá de lo ma­cro. Tiene un pro­blema de co­rrup­ción que es­pe­remos que sea so­lu­cio­na­do", afir­maba el FMI en abril.

Venezuela man­tiene su cal­vario eco­nó­mico en medio de una per­sis­tente crisis so­cial y po­lí­tica, agra­vada por la es­casez de pro­ductos bá­si­cos, y la caída del precio del crudo ha exa­cer­bado la si­tua­ción. Tras crecer el 5,6% en 2012, el mayor pro­ductor de pe­tróleo de Latam re­dujo la marcha al 1,3% en 2013, para caer en 2014 en una re­ce­sión (-4%) que se ahon­dará este año al -5,5% según la Cepal y al 7% según el FMI, con una in­fla­ción su­pe­rior al 100%.

Así las co­sas, Cepal y FMI llaman a di­na­mizar la in­ver­sión para re­cu­perar la senda del cre­ci­miento y la pro­duc­ti­vi­dad. “Redinamizar el cre­ci­miento re­quiere im­pulsar la in­ver­sión pú­blica y pri­va­da”, según la Cepal, que llama a fijar re­glas fis­cales que pro­tejan la in­ver­sión, re­cu­rriendo a aso­cia­ciones pú­bli­co-­pri­vadas y a nuevas fuentes de fi­nan­cia­ción, y a me­jorar el ac­ceso de las py

.

capitalmadrid.com »

2015-8-9 07:00