Juan Carlos Quer: «Revelar el paradero de Diana no es una atenuante. Tuvo 500 días»

«Sereno, tranquilo y en paz». Juan Carlos Quer analiza con ABC el desarrollo de los últimos veinte días. Es el tiempo transcurrido desde que el autor confeso de la muerte de su hija Diana señaló en el mapa la vieja fábrica de Asados, guardiana muda de un crimen que aspira a remover a la sociedad y a marcar un antes y un después.

El relato de Juan Carlos arranca con palabras de agradecimiento que —ruega— se reiteren. «A los vecinos que nos ayudaron, al pueblo gallego, a la Guardia Civil, a la Policía, a esos agentes que no tienen tiempo para su familia, a toda esa gente buena. . . ». Y se sincera. «No voy a quedarme parado. En vez de quedarme desolado después de quinientos días sin dormir voy a luchar porque a otras niñas no les pase esto». Es su mantra, su respuesta ante la realidad de un crimen que desenmascaró a Enrique Abuín. «El Chicle» para los agentes. «Chiquilín» para sus vecinos. Un traficante, un chivato, un ladrón, y también la persona que trajo de cabeza a los investigadores desde esa oscura madrugada del 22 de agosto de 2016 en que Diana Quer desapareció.

—Cuando recibió la llamada del agente Arturo Marcos a las 4. 30 horas de la madrugada del día 31 de diciembre dio gracias. ¿Esperaba este desenlace?

—El comandante es una persona de pocas palabras. Fue nuestro enlace durante quinientos días, el hilo que nos llevaba a nuestra hija. Aquella llamada me la hizo con la voz entrecortada, en medio de un silencio sepulcral, rodeado de unas doce personas, todos emocionados. Yo le di las gracias porque la posibilidad de que mi hija estuviese con vida dependía solo de un milagro. Al final, después de tantos meses de angustia, lo recibes. Me podría morir con 90 años con esta angustia y daría por bueno si a los 91 recibiese una llamada de mi hija diciendo que ha sido feliz. Pero lo cierto es que la confirmación de la noticia duele tanto como todos los días de ese año y medio juntos, aunque después recibas la paz, pero la noticia es demoledora porque te confirma los peores temores.

—¿Qué le supuso poner nombre y apellido al presunto asesino de su hija?

—Nada. Yo ya sabía que estaban muy cerca y esas 72 horas tras la detención fueron absolutamente esenciales para el esclarecimiento y la localización del cadáver, que era la obsesión de los agentes desde hacía tiempo. La revelación del cadáver en absoluto debe considerarse como una muestra de arrepentimiento ni como una atenuante porque Abuín tuvo quinientos días, todo el tiempo del mundo, para visionar día a día la proximidad de ese pueblo y el dolor, y permaneció callado y con una frialdad terrible. Y solo el trabajo policial fue el que le llevó a revelar el lugar donde estaba el cuerpo de mi hija. Por eso no debe considerarse como una atenuante. Un arrepentimiento hubiera sido mucho antes.

—Veinte días después, Enrique Abuín, el Chicle, se sigue amparando en una coartada ya carente de asideros. . .

—Y seguirá mintiendo porque es un derecho que le asiste y las pruebas serán irrefutables y determinarán que este señor cogió a una niña indefensa, la metió en un maletero, la amenazó, la amordazó, atentó contra su integridad sexual y la tiró a un pozo con cuatro ladrillos para que su delito quedara impune y todo esto trataremos de acreditarlo en el ámbito del procedimiento.

—¿Y el papel de su mujer? La acusación particular, que ejerce su familia, ha recurrido la desimputación de Rosario Rodríguez.

—Creemos que es precipitado porque ella se situó junto a su marido esa noche, con lo que ella misma se incriminó. Es imprescindible que se practiquen nuevas diligencias hasta que se acredite de modo certero si tiene responsabilidad o no. El reproche moral que hace el juez en el auto no es para nada suficiente. Ella ha convivido con ese señor y ha vivido la conmoción y la noticia. Y a diferencia de lo que ha pasado con la madre y las hermanas, que sufren el dolor como víctimas colaterales —y no te digo la hija— ella calló. Además, ni los resultados previos de la autopsia ni nada excluye la participación de una segunda persona en los hechos.

—¿Con qué talante se afronta la conversación con la madre del presunto homicida de su hija?

—Volvía de Galicia, estaba en casa solo viendo un telediario, la vi llorar con desconsuelo y lo que me salió fue llamarla y decirle que ella no tenía ninguna culpa de lo que había hecho su hijo y que contaba con nuestro perdón y con el de Diana. Ella llorando y con agradecimiento me dijo «cuánto lo siento». . . y admitió ese perdón. A mí me dio mucha más paz porque fue lo que hubiera deseado mi hija. Yo mantengo ese perdón en tanto esa señora dice que nunca volverá a calificar a su hijo como hijo. A quien nunca jamás llamaría es a la esposa de Abuín, porque entiendo que es absolutamente responsable.

—La desaparición de una joven como Diana no es, lamentablemente, un caso único. Sin embargo, caló de un modo especial en la sociedad. ¿Ha llegado a plantearse el porqué de esta repercusión?

—Sí, lo he analizado y tengo dos interpretaciones. La primera está por encima de las personas. Diana nació con un kilo, su melliza falleció a las 12 horas y ella era la que venía peor y se quedó luchando cinco meses en la UVI del hospital de La Paz, donde las enfermeras son madres. Vino al mundo luchando y se fue luchando y estos seres nos hacen crecer como personas. A nivel social, creo que Diana era una niña con la que se identifican muchos padres. La sonrisa, la ilusión por vivir, el «whatsapp» para arriba y para abajo. . . la gente lo ha vivido y lo ha sentido como si fuera de su familia y desde aquí nuestro agradecimiento.

—¿Cómo recibió la familia el goteo incesante de informaciones, muchas de ellas no contrastadas o ajenas al caso, derivadas de este alcance?

—Se lanzaron muchas burradas y se hizo tanto papel sucio que debería de pasar a una facultad de periodismo y a un código deontológico. A mí nunca me afectó porque en esos momentos priorizas y mi dignidad está muy por encima de los ríos de tinta y de vertir basura, gas azul e informaciones sin contrastar. No tenía nada que ocultar y al final la vida nos ha puesto donde debe. Hubo un divorcio muy traumático, como en muchas familias, y el mensaje de mi hija desde el cielo me ha servido para reconocer el papel absolutamente elegante que está teniendo mi exmujer en estos momentos. Yo hablo en nombre de ella y de mi hija por las circunstancias anímicas que están atravesando.

«La prisión permanente existe en los países más avanzados»

Entregado de lleno a la causa por la muerte de su hija mayor, el padre de Diana Quer se convirtió esta semana en nexo de unión con otras familias que cargan a sus espaldas con la misma losa, la de la pérdida violenta de sus hijos. Se trata de nombres familiares, de tragedia compartidas, que participaron del funeral que en honor de Diana se celebró el pasado día 17 en Madrid. Tras la misa, cinco de ellos se reunieron durante cerca de dos horas en un encuentro «espontáneo» trufado de «silencios y asentimientos». Juan José Cortés, Antonio del Castillo, Ruth Ortiz y Rocío Vieitez compartieron con Juan Carlos Quer reflexiones cerca de la prisión permanente revisable, en pleno debate sobre su derogación. Así nació la plataforma «Tu protección es nuestra lucha», en Change. org. «Vine de Verín clavando los ojos delante del féretro de mi hija y recreando mi vida con ella. Y ya me volví pensando en que no me iba a quedar quieto. Fueron seis o siete horas de reflexión y a partir de ahí planifiqué algo que se desarrolló de un modo espontáneo. Yo a los padres no los conocía. Jamás había hablado con ellos, pero tuvimos que decirnos muy poco, entre silencios y yo siento lo mismo».

—¿Cuál es su mensaje?

—Queremos lanzar un mensaje a la sociedad sin ningún tipo de afiliación política, y me gustaría resaltarlo con letra negrita. El mensaje que queremos enviar es que el trágico desenlace de nuestras hijas genera tanto dolor que solo se compensa convirtiéndolo en un bien social. Las últimas encuestas (GAD3 para ABC) ponen de manifiesto que 8 de cada 10 españoles apoyan que para estos casos de extrema gravedad se aplique este tipo de pena, la prisión permanente revisable.

—Pablo Iglesias criticó ayer que en el fondo de su petición había un halo de «venganza». . .

—No voy a particularizar, no voy a entrar a esa altura o bajura dialéctica. Lo que sí quiero decir es que cuando la gente se baja de los coches oficiales y vive la realidad del día a día y tiene un hijo, su máxima preocupación es protegerlo. La de la prisión permanente revisable es una ley que existe en los países más avanzados de Europa, como Alemania o Francia. Es para asesinatos en menores, discapacitados. . . Se necesita esta pena cualificada porque la normativa penal de aplicación general no da solución. El cumplimiento único de las penas no es suficiente. El Chicle tiene una hija de 13 años y atenta contra la vida de una chica con 4 ó 5 años más. Parece complejo que esa persona tenga valores para desarrollarse en la sociedad. En la cárcel este tipo de personas se comportan como los ángeles de la guarda porque son unos cobardes, y a los diez años salen de prisión y a los diez años y un día están buscando a su siguiente víctima. Hay tantos y tantos. . .

—Ha comentado en alguna ocasión que la cadena perpetua es solo para las víctimas. . .

—Es que la prisión permanente revisable no es una cadena perpetua, es una ley de sentido común para delitos extraordinariamente graves. Solo hay un condenado para esta pena ahora mismo en España, que es David Oubel, que mató a sus hijas pequeñas con una sierra. Esta pena incluye una evaluación objetiva a través de especialistas que determinen si esta persona está en posición de volver a la sociedad, o no. Solo se trata de garantizar a la sociedad que, ante semejantes atrocidades, solo se permita la puesta en libertad de la persona en la medida en que se objetivice que realmente está insertada. .

abc.es »

Tags: #hija #porque #ella #diana #solo #día #días

2018-1-20 08:43

hija porque → Результатов: 20 / hija porque - фото


"En otro país hubieran apaleado o quemado a mi hija"

Él mismo lo contó durante una visita a Sálvame y este lunes, en una entrevista en el Espejo Público de Susanna Griso, no ha hecho sino ratificarlo y mostrarse orgulloso de ello. Nacho Vidal incluso se ha mostrado feliz de ser español, "siento que mi hija tiene la suerte de estar en un país en el que ella tiene la capacidad de sentirse como ella es. estrelladigital.es »

2017-01-09 19:42

La asesina de Isabel Carrasco confiesa que "tenía que estar siempre pendiente de mi hija"

«¿Está usted arrepentida?» le preguntó su abogado, a lo que Montserrat González respondió firme y segura: «No, porque si no, mentiría. Estaba convencida de que si no lo hago iba a tener que ir a su entierro –el de su hija, Triana–, pero si hubiese salido presidente –del PP de León– García Prieto –rival de Isabel Carrasco–, no estaríamos aquí». larazon.es »

2016-01-19 23:20