Las movilizaciones de los chalecos amarillos se extienden a varias ciudades españolas

Los «chalecos amarillos» empiezan a internacionalizarse. A las movilizaciones de Francia se han sumado esta semana protestas en Alemania y Bélgica. Además, el movimiento dio ayer su primer paso en España: cientos de agricultores protestaron en Zaragoza por la subida del diésel.

Es «la gota que ha colmado el vaso», aseguraron los representantes de las tres organizaciones convocantes de la movilización UPA, Araga y UAGA. «El gasóleo es el coste que mayor incidencia tiene en la rentabilidad de nuestras explotaciones», subrayó el presidente de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Aragón, José Manuel Roche. Además, Roche criticó que, mientras se está disparando el precio del gasóleo y se prevé que se recrudezca la situación por los efectos de la «transición energética» por la que apuesta la Administración, los precios de venta de sus producciones siguen estancados, informa Roberto Pérez.

Los manifestantes, ataviados con el chaleco reflectante ya tradicional en las protestas francesas, hicieron referencia a que al repunte del diésel se unen subidas en los piensos para el ganado, las semillas, los fertilizantes o la electricidad.

No es descartable que en los próximos días nuevos manifestantes utilicen en España el «chaleco amarillo». A través de las redes sociales, de hecho, se han convocado asambleas en Asturias, Madrid y Valencia para el próximo día 8 de diciembre en las que se decidirán posibles movilizaciones. Concentraciones que se producen en pleno puente de la Constitución.

Es complicado conocer exactamente el alcance de estas protestas. Y es que la desorganización que rodea a los «chalecos amarillos» se ha convertido en uno de sus grandes fortalezas. En Francia surgió prácticamente de la nada, a través de las redes sociales y con unas reclamaciones que han ido variando con el paso de los días. Varios representantes políticos han intentado apropiarse del mensaje, pero los representantes del movimiento aseguran estar al margen de todos ellos. Tampoco están claras sus reivindicaciones, ya que si bien en principio parecía una protesta convocada para rechazar el alza de los impuestos al diésel impulsada por el Gobierno galo, el movimiento ha terminado lanzando mensajes de corte más social.

Se da la circunstancia de que el Gobierno español también ha anunciado un «impuestazo» al diésel que consistiría en equiparar progresivamente los tributos del gasóleo con los de la gasolína. Una medida que ha despertado un gran rechazo social por el impacto que tendrá en los hogares españoles.

Pese a ello, el Ejecutivo cree que los cortes de los «chalecos amarillos» no se replicarán en nuestro país. Ayer, la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño aseguró en un desayuno organizado por EP que el contexto del país vecino «no es comparable» al de España, porque el ambiente de protestas en el país galo está muy alimentado por una «frustración» originada por determinadas actuaciones del Gobierno y que el alza de los carburantes se utiliza de forma «anecdótica». .

abc.es »

Tags: #diésel #protestas #han #amarillos #chalecos #gasóleo #movimiento #españa

2018-12-6 04:43