Luis Suárez entra en depresión

El Barcelona de Ernesto Valverde está en racha y lidera la clasificación liguera habiendo cedido solo un empate en las nueve jornadas disputadas, además de tener pie y medio en los octavos de final de la Champions League.

No obstante, su estado de forma es inversamente proporcional al que muestra Luis Suárez de cara al gol. El uruguayo parece estar atravesando una crisis anotadora que no parece preocupar al entrenador azulgrana. De momento, otros futbolistas asumen el rol goleador del charrúa, que solo ha anotado tres tantos en lo que llevamos de temporada, un registro que dista mucho de los siete que llevaba el año pasado a estas mismas alturas de la competición. Como dato curioso hay que señalar que el Barcelona se ha beneficiado más por los goles en propia puerta de los rivales (cinco tantos) que por los que ha anotado el propio Suárez.

«Es el tercer partido que juega en seis días, viene de hacer un partidazo contra el Atlético, de participar activamente contra Olympiacos y siempre tiene ocasiones de gol, que es lo fundamental en un delantero. Lo normal es que los delanteros fallen goles. Sabemos que los nuestros tienen gol y, a la larga, por reiteración, ambición y calidad, es una garantía. Cuantos más goles falle, mejor. Significa que está ahí siempre. Es un jugador impagable para nosotros», le defendió Valverde tras el partido ante el Málaga, donde el ariete falló una ocasión a puerta vacía cuando solo tenía que empujar una pelota servida por Sergi Roberto.

Varias son las causas a las que se pueden achacar el poco acierto cuando encara a los porteros rivales. No es tema menor que de los 32 disparos que lleva solo 17 hayan ido entre los tres palos y tres al fondo de la red. Luis Suárez se ha visto afectado por su nueva posición en el campo. La marcha de Neymar ha facilitado más libertad a la hora de plantear los partidos y la decisión de Valverde de jugar con Messi como falso nueve desplaza a la izquierda al charrúa. Es cierto que no es una posición nueva para el delantero, que ya jugó en banda en el Liverpool, pero donde más ha rendido es como rematador puro dentro del área. Ahí ganó la Bota de Oro y en esa posición es donde acostumbró a la afición azulgrana a marcar tantos goles. Por eso, ahora extraña su sequía, aunque su trabajo y brega siguen siendo los mismos.

Suárez falla un gol ante el Málaga

-

EFE

No hay que olvidar tampoco las molestias que le atenazan. Desde que se lesionara en el partido de vuelta de la Supercopa de España ante el Real Madrid, a mediados de agosto, no ha podido jugar en plenitud de forma. Se perdió dos partidos de Liga pero reapareció antes de lo previsto con la selección uruguaya. Desde entonces su rodilla no le ha dejado tranquilo. Hasta el punto que se está valorando la posibilidad de que pase por el quirófano a principios de noviembre para solucionar el quiste sinovial que le provoca dolor. Los médicos del Barcelona y los de su selección discrepan sobre la necesidad de la intervención y se han dado de plazo hasta

el parón por selecciones nacionales para valorar la evoluc

ión. En todo caso, solo estaría un par de semanas de baja.

No obstante, el mayor crítico de Suárez es él mismo. Por eso no extraña su reacción al ser sustituido ante el Málaga por Valverde. La cara del jugador lo decía todo. Abandono el campo visiblemente molesto, ni siquiera saludó al entrenador y realizó un mal gesto al llegar al banquillo. El técnico le disculpó porque eso habla de «su carácter». No obstante, no es la primera vez que muestra su malestar al tener que dejar el campo. Ocurrió el pasado 27 de septiembre cuando dejó su lugar a Aleix Vida

l en el último minuto. Valverde también le disculpó entonces. Y con Luis Enrique también se las tuvo en más de una ocasión, mostrando su disgusto y disconformidad con los cambios, meneando la cabeza y lanzando al suelo los vendajes de su muñeca. .

abc.es »

Tags: #suárez #valverde #solo #gol #luis #goles

2017-10-22 15:22

suárez valverde → Результатов: 2 / suárez valverde - фото