Nuestro último refugio

Tantas décadas llevamos todos en Occidente bajo el bombardeo incesante del mensaje de que la verdad es tan inexistente como Dios que nos sentimos culpables en cuanto defendemos la mínima certeza. El desprestigio de la fe se ha extendido y generalizado tanto que ha convertido la convicción en enemiga de la reputación intelectual y política.

Apenas quedan bastiones de defensa de convicciones, despreciados por la indolencia general, por la liviandad, por la ignorancia distraída. Desaparecen los límites y todo imperativo moral. No quedan diques religiosos, filosóficos ni morales que contengan, encaucen y den forma al pensamiento y la conducta de grupos e individuos. Todo ha quedado anegado por un discurso sentimental ya no amorfo sino líquido, que ha asimilado toda inteligencia y verdad en el debate público como una gran riada de lodo que convierte el jardín en barrizal primero y desierto después.

¿Todo? No todo, porque no viviríamos con una seguridad, un bienestar y una libertad que, aunque siempre amenazados, convierten a Occidente en un mundo de privilegio al que desde todo el planeta se quiere acceder. Somos un paraíso enfermo. Pero un paraíso. Lo que nos salva aún en este colapso del pensamiento y de la razón es solo la ley, el derecho como último orden aún realmente vigente. Es la ley que heredamos de unos romanos que por cierto se quejaban de lo mucho que tardaron en imponerla en este rincón del imperio que llamaron Hispania. Lo lograron. A sangre y fuego. En todo el mundo antiguo hubo orden en la sociedad y en las mentes. Y el ser humano fue así capaz de gestas excelsas. Desde entonces han cambiado muchas cosas pero nunca el principio de que las leyes son el dique contra la arbitrariedad, el abuso, la tiranía y el caos. Ahora el lodo que anega el discurso político e intelectual amenaza con engullir al imperio de la ley, terriblemente imperfecto, pero nuestro último refugio.

Esta sociedad líquida sin anclajes ni certezas ni referencias incuestionables amenaza desparramarse con cualquier sobresalto o movimiento brusco. El siglo XX ha avisado con sus conductas atroces. Tenemos el calendario cuajado de fechas que los evocan. Es tan casual como parte de una lógica siniestra que las matanzas de Paracuellos comenzaran en 1936 el día que se conmemoraba el triunfo de la Revolución Bolchevique de 1917, el 6 de noviembre. Como resulta un guiño histórico que el 9 de noviembre, ayer, se conmemore uno de los triunfos supremos de las ansias de libertad del hombre, la caída del muro de Berlín en 1989. Y también uno de los actos colectivos de mayor vesania de la humanidad, la Noche de los Cristales Rotos, la Reichskristallnacht, en 1938. El pueblo capaz de lo peor y lo mejor. El origen del cataclismo está allá en la inmensa hecatombe humana de la Primera Guerra Mundial, en la que muere el orden, desaparece Dios y se consuma el endiosamiento de la masa. Ahora, siete décadas después del Holocausto, cien años después del triunfo bolchevique y de cien millones de asesinados por el comunismo, no debe asustarnos ni el fanatismo de compatriotas que llevan a lactantes a hacer barricadas a la autopista. Ni las turbas violentas de estudiantes que en Barcelona maldicen su propia historia. Ni siquiera la vileza y mentira procaz que la debilidad intelectual y moral imprime a nuestros medios de comunicación de masas. Debemos temer con horror que la falta de integridad de nuestros gobernantes y la debilidad de nuestra sociedad sin más convicción que la arrogancia de la masa acabe más pronto que tarde con nuestras leyes. Por conveniencia o por pura cobardía. Entonces estaremos perdidos. .

abc.es »

Tags: #ley #intelectual #después #orden #sociedad #último

2017-11-11 07:40

ley intelectual → Результатов: 2 / ley intelectual - фото


Una puerta abierta al callejón sin salida del canon digital

Foto: Cate Storymoon Este artículo ha sido conjuntamente por Clara Nieto y Pablo Iglesias Simón El 9 de junio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaba la esperadísima sentencia sobre la pertinencia en el marco de la normativa europea de la compensación por copia privada cargada a los Presupuestos Generales del Estado, tal y como implantó el PP entre sus primeras medidas de gobierno, con la oposición generalizada de autores, entidades de gestión y usuarios. huffingtonpost.es »

2016-06-13 08:05