La nueva norma de emisiones revoluciona las ventas de coches a partir de septiembre

A partir de septiembre de este año es obligatorio que todos los coches que se matriculen sean sometidos a las pruebas WLTP. Estas pruebas harán que muchos de los vehículos que ahora se venden en España, y que están exentos del citado impuesto por emitir menos de 120 gr de C02 por kilómetro, rebasen esa cifra y pasen a tributar más.

En realidad no se modifican los límites de emisiones de CO2 y NOx, pero al realizarse las mediciones en «condiciones reales» de conducción, los resultados finales de las mismas serán superiores a los que las marcas homologaban hasta ahora para sus vehículos.

Esto va a provocar un panorama «inédito» hasta ahora en el mercado de automóviles, ya que por un lado habrá una gran cantidad de vehículos automatriculados y homologados según la normativa NEDC, y nuevos modelos homologados según la nueva normativa WLTP.

En la actualidad el impuesto de matriculación está vinculado a las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Con el WLTP se aplican mediciones más rigurosas, por lo que las emisiones de un mismo coche podrían aumentar en comparación con el ciclo anterior. En ese caso, de no adaptar la medición un mismo automóvil, este podría pagar un mayor tramo de impuesto de matriculación.

Un aumento de la oferta podría significar, de cara al consumidor final, un descenso en los precios. Pero la situación es mucho más compleja. Dado que muchos de los coches nuevos tendrán una mayor carga impositiva (osea, un aumento de precio), el fabricante puede escoger entre dos alternativas. En primer lugar mejorar la oferta final del coche (con el riesgo de restar atractivo a las unidades automatriculadas y el consiguiente perjuicio para el concesionario propietario de las mismas), y en segundo lugar mejorar las condiciones financieras de dicha oferta. Además a muchos fabricantes no les quedará más remedio que eliminar algunos modelos de su oferta y reducir sensiblemente su gama actual, ofreciendo equipamientos cerrados en vez de hacer vehículos a la carta con infinitas opciones de acabados y equipamiento. Y a todo esto hay que sumar una «avalancha» de nuevos modelos que las marcas tienen previsto comercializar desde septiembre y hasta final de año, por lo que también se pueden esperar ofertas para los modelos que se retiran del mercado, y promociones para los que llegan.

Consejos para comprar un coche nuevo

Presupuesto

Hay que ser realista y adquirir un coche que se ajuste a un presupuesto fijado de antemano, sin pasarlo.

Qué coche se necesita

Conviene tener una idea concreta del vehículo que se pretende comprar (marca, modelo, motorización, nivel de equipamiento, opciones y color). Si nos vamos a desplazar en ciudad un SUV familiar puede que no sea la mejor opción.

Comparar precios

Lo mejor es comparar entre diferentes modelos, y el mismo modelo con idénticos acabados en diferentes concesionarios. No todos nos van a ofrecer el mismo precio.

Extras

Hay que tener en cuenta los extras que se ofrecen y ver si de verdad se necesitan para no subir el importe final más de la cuenta. Otros gastos

Conviene realizar una estimación de los gastos de mantenimiento del coche, precio del seguro, tasas e impuestos, así como el consumo homologado, para así saber realmente cuánto nos va a costar mes a mes el coche nuevo.

«El experto responde»

Ignacio García Roji. Analista Área Vehículos Nuevos de Autocasión

¿Qué son realmente las automatriculaciones?

Un vehículo automatriculado o comúnmente conocido como Km0, es una unidad nueva que ha sido matriculada por un concesionario sin tener un cliente final.

El motivo principal de esta práctica es el de alcanzar los objetivos de venta del distribuidor.

No hay que confundir estas unidades con los vehículos de uso interno del concesionario, seminuevos, coches de dirección o uso internos. A diferencia del Km 0, estos vehículos destinados al uso tanto de desplazamientos de empleados de la concesión como unidades destinadas a Test Drives, han circulado y por norma general suelen tener una antigüedad mínima de 6 meses.

Al haber más oferta lo lógico sería una bajada de precios. ¿Cómo va a repercutir esta situación en el coste final para el comprador?

Existe una gran incertidumbre sobre como va a reaccionar el mercado y las marcas a partir del 1 de Septiembre pero lo que es seguro es que todas aquellas unidades en stock no homologadas con el nuevo ciclo WLTP tendrán que automatricularse ante la prohibición de su venta.

El siguiente camino probable es que la estrategia comercial de muchos fabricantes pase por automatricular varios modelos que ya están homologados con el nuevo ciclo WLTP con el fin de evitar que estos den el salto impositivo que los desposicione de precio evitando así una retracción del mercado.

En resumen: Dispondremos de un nº mayor de vehículos automatriculados. Pero hay que tener en cuenta que la nueva normativa les permite disponer para le venta de un cupo máximo en stock de un 10% en unidades no homologadas WLTP hasta ek 31 de diciembre

Por eso, a medida que avance el año, los fabricantes se enfrentarán al dilema de como adecuar las distintas acciones comerciales para volver a posicionar sus modelos en stock. Para estos caso, el fabricante puede escoger entre dos alternativas:

- Mejorar la oferta final del coche (con el riesgo de restar atractivo a las unidades automatriculadas y el consiguiente perjuicio para el concesionario propietario de las mismas)

- Mejorar condiciones financieras de dicha oferta (el camino más probable)

La siguiente consecuencia que notaran los compradores, es un cambio de índole industrial y de profundo calado comercial y es que ante la obligación con el nuevo ciclo WLTP de que la homologación se realice teniendo en cuenta todas las combinaciones de equipamiento opcional disponible por motorización, a muchos fabricantes no les quedará más remedio que eliminar algunos modelos de su oferta y reducir sensiblemente su gama actual, ofreciendo equipamientos cerrados en vez de hacer vehículos a la carta con infinitas opciones de acabados y equipamiento. Es decir: el consumidor tendrá menos donde escoger y sus posibilidades de personalización se reducirán sensiblemente.

Comercialmente hablando, la imposibilidad de pedir opcionalmente algún elemento de equipamiento obligará al consumidor a rascarse el bolsillo teniendo que escoger un equipamiento superior.

Si después de septiembre me compro un coche procedente de automatriculación ¿se verá afectado por las restricciones a la circulación en ciudades como Madrid o Barcelona?

Es muy importante dejar claro al consumidor que las restricciones de tráfico afectan por igual tanto a unidades no WLTP como post WLTP y que todos los coches mantendrán su homologación del momento de emisión de su ficha técnica, con lo que mantendrán la etiqueta que les corresponda en el momento de su matriculación.

Lo que cambia WLTP es que si un coche homologaba 5,9 litros y 119 gr de Co2 con el nuevo ciclo pasaría a consumir 6,9 litros y 125gr de Co2 con lo que se modificaría su fiscalidad pero no así su etiquetado.

(En este punto existe una sola excepción y es la del algunos modelos híbridos enchufables que al ver reducida su autonomía en modo EV con el nuevo ciclo WLTP, sufrirán un cambio de etiquetado pasando de etiqueta "0" a etiqueta "Eco").

abc.es »

Tags: #wltp #coche #vehículos #modelos #oferta #final #nuevo

2018-7-12 02:43