Oncopediatría, buscando el calor de casa

Algunos de los niños que en los últimos días tenían pautadas sesiones de tratamiento en el hospital de día pudieron ser de los primeros en verlas, y las primeras impresiones, apunta Jerónimo Pardo, jefe de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña (CHUAC), son muy satisfactorias.

Concebido como un paso más en el proyecto que en 2012 permitió la entrada en funcionamiento del hospital de día para terapias ambulatorias y con el mismo objetivo de facilitar la vida a los menores con enfermedad oncológica y a sus familias, el complejo coruñés estrena una nueva área de hospitalización —posible gracias a la financiación de la Fundación María José Jove (FMJJ)—, diseñada al detalle para paliar en la medida de lo posible el impacto emocional del ingreso.  

El cáncer es una enfermedad que requiere tratamientos prolongados, de mayor o menor intensidad en las distintas fases de terapia que, en ocasiones, hacen necesario el ingreso del paciente. «Cualquier patología que sea larga en su evolución y tratamiento supone una merma para el estado anímico del paciente, el niño, y de su familia. Y la oncología infantil es un ejemplo de ello: cuando el niño enferma, pues toda la familia enferma con él. Se produce entonces una situación en la que todos quedan afectados anímicamente. Contar con un espacio amable, cómodo, orientado a la psicología de los niños, con una decoración adecuada, en un espacio luminoso y que además está dotado con una zona de juegos y con cuartos individuales en los que pueden estar acompañados las 24 horas ayuda sin lugar a dudas a que los niños puedan sentirse lo más próximos posible a su situación cotidiana», expone el jefe de Pediatría del CHUAC, recordando que «el factor psicológico es un aspecto más para ayudar a restablecerse y a luchar contra la enfermedad».

Con una inversión de 570. 000 euros a cargo de la FMJJ, el ala contigua al hospital de día ha sido habilitada como espacio de ingreso, incorporando cinco cuartos individuales (con un sofá-cama para la familia y un cuarto de baño propio) y dos salas comunes, divididas por una mampara de cristal y comunicadas por una puerta, pensadas para el esparcimiento y la convivencia. Una de ellas, explica Jerónimo Pardo Vázquez, más orientada a niños mayores y acompañantes adultos, se ha equipado con un sofá, nevera, microondas y una mesa de trabajo en la que poder, por ejemplo, revisar el ordenador; la otra, cuenta con un espacio de juegos de mesa, además de un televisor y videoconsolas. Se trata, apunta el especialista, de que «un niño pueda salir, jugar una partida de parchís, de ajedrez, de damas, de la Wii o de la Play Station con otro niño y pasar ambos un rato agradable, evadiéndose un poco de la situación en la que están». En paralelo, las instalaciones incorporan un sistema de exclusas y de presión positiva, para garantizar la inocuidad del aire y proteger de contagios oportunistas a los menores en las fases de inmunosupresión.

Cada año el CHUAC atiende 25-30 nuevos casos de cáncer infantil. En una primera etapa, que puede corresponderse con los dos primeros años de terapia, los menores hacen frente a tratamientos intensivos, que requieren ingresos hospitalarios en momentos puntuales, de modo que, indica el especialista, entre tres y cinco niños suelen coincidir hospitalizados al mismo tiempo en el centro coruñés.

Las cinco habitaciones, que el CHUAC empezará a utilizar una vez completadas las comprobaciones de microbiología, miran a la playa de Santa Cristina y cada una se identifica con un animal marino, representado en un vinilo sobre el cabecero de la cama. «Lo que buscamos siempre es la normalización, que los niños vivan una vida lo más normal e integrada posible», añade Pardo. .

abc.es »

Tags: #niños #espacio #niño #posible #chuac #menores #enfermedad

2018-2-10 21:43

niños espacio → Результатов: 5 / niños espacio - фото


Consejos para padres conductores primerizos

Ford propone algunos consejos de interés a los padres de hoy en día para que, con algo de ingenio, amenicen los viajes y trasiegos en coche con los más pequeños de la casa. Pero, ante todo, viaja con ganas de pasarlo bien conduciendo, con tu música favorita, parando a descansar y tomar un café en algún sitio bonito, y cruzando miradas esporádicas con tus hijos por el espejo retrovisor. abc.es »

2016-04-06 11:22 / Reportajes