El orden divino: Western suizo y feminista

Valoración de ABCPlay Es uno de esos filmes que encanta a todo el mundo y que nos revela una insospechada revolución: la de las mujeres suizas que lucharon por su derecho al sufragio ¡en los años setenta! Oti Rodríguez Marchante De Suiza, donde todo es puro, el amor, la paz, la democracia y el reloj de cuco, nadie espera ni grandes revoluciones ni grandes películas, y de repente nos llegan ambas a la vez con «El orden divino», de Petra Biondina Volpe, uno de esos filmes que encanta a todo el mundo y que nos revela una insospechada revolución: la de las mujeres suizas que lucharon por su derecho al sufragio ¡en los años setenta!, tres décadas después de que fuera reconocido por las Naciones Unidas.

La historia se concentra en un pequeño pueblo y en una sencilla ama de casa y su ambiente familiar y vecinal, y bracea con gracia entre la suavidad del drama y la perversidad de la comedia, con una ambientación de época (setentera) y unos personajes atiborrados de terminales nerviosas que producen un efecto magnético y cautivador en la audiencia con la sencillez de su mensaje y su feminismo oxigenado. La guionista y directora Biondina Volpe, la directora de fotografía Judith Kaufmann y la principal protagonista Marie Leuenberger son la espina dorsal del encanto que produce «El orden divino». Leuenberger clava el cambio radical de su personaje de modo incluso físico, y pasa de parecerse, al principio, a Saoirse Ronan, a clonarse en físico y espíritu a Meryl Streep…, en fin, un prodigio. .

abc.es »

Tags: #orden #nos #divino

2018-6-21 23:43

orden nos → Результатов: 2 / orden nos - фото


Las juergas de Buñuel, Lorca, Dalí y cía en Toledo que se convirtieron en leyenda

El alcohol, a veces, tiene estas cosas: «Se encuentran por casualidad dos grupos de amigos y se van a beber por las tabernas de Toledo. Yo formo parte de uno de los grupos. Me paseo por el claustro gótico de la catedral, completamente borracho, cuando, de pronto, oigo cantar a miles de pájaros y algo me dice que debo entrar inmediatamente en los Carmelitas, no para hacerme fraile, sino para robar la caja del convento. abc.es »

2015-12-08 20:14 / Ciencia