El presidente del Marbella, sospechoso de pertenecer a la mafia rusa, libre tras pagar 750.000 euros

Alexander Grinberg, dueño y presidente del Marbella Fútbol Club, es desde anoche un hombre libre tras depositar su abogado la fianza de 750. 000 euros que le impuso hace dos semanas la Audiencia de Málaga.

Grinberg llevaba en prisión desde finales de septiembre, cuando fue detenido junto a otras once personas por blanquear unos treinta millones de euros procedentes de la mafia rusa a través del equipo de fútbol, de la sociedad Aguas de Mijas y del club de golf Dama de Noche, entre otros negocios. Junto a él, la Guardia Civil arrestó a otras diez personas, entre ellas Arnold Spivakovsky o Arnold Tamm, considerado uno de los «directivos» de la Solntsevskaya en Rusia, que cuando fue arrrestado llevaba menos de una semana en la Costa del Sol, agasajado por el resto del grupo en restaurantes, fiestas y casinos.

En la operación también cayó Oleg Kuztnesov, la otra mitad del binomio inversor de Grinberg. Tamm y Kuztnesov abandonaron hace unos días la cárcel de Alhaurín tras abonar cada uno la misma cantidad que Grinberg, impuesta por la Audiencia malagueña. Los tres pudieron cubrir la elevada fianza, pese a que los bienes y cuentas de la organización están embargados.

«No existe riesgo de fuga»

La Sala consideró, en contra del criterio de la Fiscalía Anticorrupción, que «no existen indicios que permitan sospechar» que Grimberg se va a sustraer a la acción de la Justicia y que ese riesgo de fuga «no puede ser medido en función de la incomparecencia de otros implicados». La Fiscalía se opuso a la libertad del dueño del club marbellí y argumentó ese riesgo de fuga en varios motivos: uno de ellos que otros de los investigados no han comparecido en la causa, como Pavel Pavlovich.

El Ministerio Público aportó un informe en la vista, celebrada el pasado 22 de enero, con fotografías «de especial interés» en las que se aprecian las relaciones que guardan entre sí y que también constan en las conversaciones telefónicas. Citó una en concreto entre Grimberg y el fugado Pavel tres meses antes de la operación Oligarkh en la que hablaban de la mafia Solntsevskaya y otra anterior en la que el millonario afincado en Marbella evidencia su estrecha relación con Spivarovsky.

La defensa de Grinberg alegó que no había indicios de delito; esgrimió que no había comisiones rogatorias y que tampoco de las intervenciones telefónicas se deducían hechos delictivos. «Tiene mujer e hijos, vivienda con hipoteca del Santander y su nacionalidad no puede ser indicio de delito». Están acusados de blanqueo, organización criminal, falsedad documental y delito contra la Hacienda Pública. .

abc.es »

Tags: #grinberg #entre #riesgo #uno #club #fuga #euros #marbella

2018-2-9 06:01