Sin estrellas, pero con Dembélé

El Año Nuevo es una celebración internacional en la que se festeja la llegada de un nuevo ciclo de 12 meses. Ernesto Valverde inicia esta nueva época aún con el dulce sabor de la goleada ante el Madrid y con la esperanza de ir recuperando efectivos para afrontar el tramo decisivo de la temporada.

Ousmane Dembélé y Rafinha son los primeros. El técnico azulgrana ya se frota las manos con el restablecimiento del francés mientras espera a Coutinho, cuyo fichaje parece estar más cerca que nunca, a pesar de los más de 150 millones de euros en que puede cifrarse la operación. Con el brasileño fuera de las convocatorias de Klopp y Nike vistiéndole de azulgrana, las conversaciones con el Liverpool parecen estar en su recta final.

Pero Valverde solo quiere centrarse en los futbolistas que tiene a su disposición y la adaptación de Dembélé es su única preocupación. La prudencia marcará los plazos de entrada del jugador más caro de la historia del club, por lo que será muy poco probable que Dembélé pueda «redebutar» esta noche ante el Celta como titular. El técnico ya le protegió privándole de regresar ante el Madrid. Ahora, tres meses y medio después de que se rompiera muscularmente en Getafe, parece estar completamente recuperado.

«Hay que ir con calma, darle poco a poco minutos y que se los gane él. El que tiene que dar los pasos es el jugador», aseguró ayer Valverde sobre el francés, que con su recuperación ve amenazado el 4-4-2 que tan buen resultado le ha dado hasta el momento. No será al único jugador que protegerá. Escarmentado por los contratiempos físicos, ha decidido dejar fuera de la convocatoria a Leo Messi, Luis Suárez y Andrés Iniesta, las tres grandes estrellas de su equipo. «No pienso arriesgar nada con ninguna lesión», aseguró el técnico a pesar del potencial del Celta. Arnáiz, del filial, se presume como titular en el primer once culé del año.

El empate que los gallegos arrancaron hace un mes del Camp Nou (2-2) y las derrotas sufridas en las dos últimas visitas a Balaídos (4-1 y 4-3), confirman la peligrosidad de los celestes, entrenados, además, por un técnico que conoce a la perfección las interioridades y automatismos de los azulgranas. Juan Carlos Unzué alineará a toda su artillería y no reservará a nadie a pesar que dentro de tres días recibe al Real Madrid en encuentro liguero. Iago Aspas y Maxi Gómez, que ya marcaron en el Camp Nou serán la referencia en ataque. Los vigueses, que precisamente eliminaron a los blancos el año pasado, se mantienen firmes en su objetivo de alcanzar la final copera después de dos temporadas consecutivas cayendo en las semifinales. Sevilla y Alavés fueron sus verdugos.

Unzué, viejo conocido

«Ojalá que mañana podamos mantener la portería a cero porque eso nos daría muchas opciones, pero ante un rival como el Barcelona no es fácil. Si acabamos el partido sin encajar y luego nosotros marcamos, pues mucho mejor», asegura Unzué cifrando su objetivo prioritario para el partido de esta tarde. El técnico no reservará a nadie y confirmó la recuperación de Wass, que sufrió un esguince el martes. .

abc.es »

Tags: #técnico #dembélé #pesar #jugador #valverde #madrid

2018-1-4 11:43