Результатов: 9

El día en que Mladic decidió convertirse en genocida

¿En qué momento Mladic decidió matarlos a todos? ¿Fue cuando entró en Srebrenica, el 11 de julio de 1995, al mando de las tropas serbobosnias, y en una alocución filmada ofrendó la ciudad vacía, quemada, arrasada, «a la nación serbia», y declaró que había llegado la hora de vengarse de los musulmanes? O tal vez fue más tarde, esa misma noche, cuando recibió en un hotel de Bratunac al coronel Karremans, comandante de las fuerzas holandesas del Unprofor, quien tenía por misión asegurar la inviolabilidad de Srebrenica y la supervivencia de los miles de musulmanes bosnios que, huyendo de la invasión serbia, se habían refugiado en la base militar de Potocari; Mladic vio ante sí a un hombre aterrorizado, del que se burló con gusto y al que amedrentó con saña, un militar muy poco marcial, un pobre hombre que le tenía pánico, y comprendió que nada debía temer de él ni de sus soldados, no le harían frente, ni defenderían su base, ni a los refugiados albergados en ella, no opondrían ninguna resistencia a la voluntad del comandante en jefe del ejército serbobosnio, como pudo comprobar al día siguiente, cuando los serbios entraron en Potocari y separaron a los hombres de las mujeres (ascendieron a hombres todos los niños de más de doce años), y violaron a las mujeres y mataron a bebés que les molestaban con sus berridos y encerraron a los varones en un recinto llamado la Casa Blanca, tras haberles despojado de sus posesiones, para quemarlas (ya nos les harían falta), sin que los militares holandeses trataran de impedirlo. abc.es »

2017-11-26 04:43

La emoción de las madres de Srebrenica tras la condena de Mladic

Las madres de Srebrenica aplaudieron, lloraron y se abrazaron cuando el juez de La Haya anunció la condena de Ratko Mladic a cárcel perpetua por genocidio. "¡Le doy gracias a Dios, en nombre de nuestros hijos!", exclama Nedziba Salhovic, una de la mujeres congregadas el miércoles delante de una de las televisiones instaladas en el memorial de Potocari. huffingtonpost.es »

2017-11-23 19:29