El último servicio de Heynckes

Jupp Heynckes (Mönchengladbach, 1945) vivía ya entregado a la contemplación en una discreta finca de la región de Renania cuando el teléfono sonó con una melodía familiar. Al otro lado de la línea estaba Karl-Heinz Rummenigge, director general de su otra casa, el Bayern de Múnich.

La segunda temporada de Carlo Ancelotti al frente de la nave bávara no transcurría tan bien como se esperaba, dinamitada la situación tras el correctivo del efervescente PSG (3-0), y el club más laureado de Alemania le rogaba un «sí» a la proposición de inaugurar su cuarta etapa en Baviera. No hizo falta más. «No volvería a ningún otro club del mundo, pero el Bayern es un asunto de corazón para mí», zanjó el técnico.

A 700 kilómetros dejó a los otros dos amores de su vida, su mujer y su perro. Ahora vive solo en un hotel de lujo y en un fervor, el que impone estar al frente de uno de los equipos con más eco del planeta, diametralmente opuesto a la paz de su rancho. Las cosas le van bien: cogió al equipo a cinco puntos del Borussia Dortmund y ya está a 17 del segundo, el Schalke, y a 21 del BVB. El próximo sábado dará al Bayern su sexta liga consecutiva si vence en el campo del Augsburgo. Han sido 17 victorias en 20 partidos de liga, a lo que hay que sumar la semifinal de Copa que disputará frente al Leverkusen y la clasificación para cuartos de final de la Champions, réplica al PSG mediante (3-1).

Allí le espera el Sevilla de Vincenzo Montella (20. 45 h. ), que ayer se refirió a su colega alemán como un técnico que es «muy práctico, no vende humo y hace cosas sencillas». Y lo cierto es que todas las voces apuntan en la misma dirección. Sus jugadores, revitalizados por un hombre vitamínico de 72 años, lo arropan como a un pater familias que ejerció como faro en la etapa reciente más oscura del Bayern. «Él sabe cómo jugar estos partidos», señala Javi Martínez; «siempre los prepara de una forma óptima. Sea un equipo de segunda, como en la Copa, o el de mañana. Tiene mucha experiencia. Es como un padre para mí».

Si bien nadie se ha beneficiado más de su llegada que el propio Bayern, el navarro es uno de los jugadores que más ha visto crecer su parte de responsabilidad en el buen hacer del equipo. De pasar prácticamente inadvertido con Ancelotti, a medio camino entre el central que diseñó Guardiola y el todoterreno medular por el que apostó Heynckes en su anterior etapa, a reverberar como insustituible en el mediocentro. James Rodríguez, otro de los más revitalizados, es el máximo asistente del equipo tras el cambio (10). El entrenador alemán ha recuperado las constantes vitales del Bayern devolviéndolo a sus raíces: renunciar al control total como prioridad, tratar de que sus centrocampistas sean más llegadores que constructores y llevar el balón a las bandas.

No podrá contar Heynckes con Neuer, que va camino de perder la titularidad en el Mundial tras una temporada en blanco, ni con Coman, seguramente el jugador más desequilibrante del Bayern esta temporada.

Preguntado desde que en octubre se hiciese con el banquillo local del Allianz Arena por la posibilidad de seguir un año más, su respuesta había sido siempre la misma: «Es muy intenso y, con franqueza, me cuesta mucho en términos de calidad de vida». El pasado fin de semana Rummenigge confirmó que Heynckes no seguirá la próxima temporada. Ahora, antes de reanudar su jubilación, se enfrenta al reto de conseguir que al Bayern no lo elimine de la Champions un equipo español, algo que viene sucediendo en las últimas cuatro ediciones. La última vez que no sucedió, fue el propio Heynckes el que acabó levantando la copa. .

abc.es »

Tags: #bayern #heynckes #equipo #temporada #bien #otro #copa

2018-4-3 11:43

bayern heynckes → Результатов: 3 / bayern heynckes - фото